Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Informaci贸n a diario

latest

Donald Trump encuentra en la derecha populista europea a su primer aliado internacional

MARC BASSETS/EL PA脥S

MARC BASSETS/EL PA脥S
Ambos intregran un movimiento que ha captado el descontento de las clases medias con las 茅lites


El nuevo presidente de Estados Unidos tendr谩, cuando asuma el cargo en enero, un apoyo s贸lido en la nueva derecha europea. La alianza se visualiz贸 este fin de semana al recibir Donald Trump en el rascacielos que lleva su nombre en Nueva York a Nigel Farage, que impuls贸 el Brexit, la salida de Reino Unido de la UE. No es el 煤nico aliado. En Francia el lepenismo, que hist贸ricamente ha cultivado el sentimiento antiamericano, tiende puentes con el trumpismo. Y el entorno medi谩tico de Trump prepara su expansi贸n a Europa.

El presidente electo de EE UU se siente parte de un movimiento transnacional que ha captado el descontento de las clases medias con las 茅lites y el miedo a la inmigraci贸n y la p茅rdida de la identidad nacional. Farage fue una presencia habitual en su campa帽a, y ahora ha disfrutado del privilegio de ser el primer pol铆tico extranjero recibido en la fortaleza de Trump en la Quinta Avenida de Manhattan.

“La gran clase pol铆tica est谩 a sueldo de las multinacionales y los grandes bancos, en detrimento de la gente de la calle”, dijo Farage a EL PA脥S durante la campa帽a. “Los paralelismos con el Brexit son claros: tienes a Hillary Clinton [rival de Trump en las elecciones del martes] apoyada por los grandes bancos de Wall Street contra la campa帽a de Trump”.

Otro l铆der de la nueva derecha europea, el holand茅s Geert Wilders, asisti贸 en julio a la convenci贸n del Partido Republicano en Cleveland (Ohio), que proclam贸 candidato a Trump. “Creo que lo que est谩 ocurriendo en Estados Unidos hoy es bastante similar a lo que vemos en Europa. M谩s gente cada d铆a, millones de personas no se sienten representadas por la 茅lite pol铆tica”, dijo Wilders a EL PA脥S en Cleveland.

En los ochenta, la presidencia de Ronald Reagan coincidi贸 con el gobierno de Margaret Thatcher en Reino Unido: su revoluci贸n econ贸mica y social transform贸 las sociedades occidentales. En los noventa, coincidieron l铆deres reformistas de centroizquierda como Bill Clinton en Washington y Tony Blair en Londres.

En un eco de aquellos momentos de sinton铆a transatl谩ntica, ahora se configura una especie de internacional trumpista. Trump se inspira en los amigos europeos: un estribillo de sus discursos era que la elecci贸n ser铆a un Brexit multiplicado por cinco, es decir, una sorpresa comparable la decisi贸n de los brit谩nicos de salir de la UE en el refer茅ndum de junio. Y ellos se inspiran en Trump: su victoria el 8 de noviembre es el triunfo m谩ximo, la irrupci贸n en la sala de mandos del poder mundial.

Es una inc贸gnita qu茅 parte de su discurso mantendr谩 Trump una vez en la Casa Blanca. Deber谩 tratar con l铆deres internacionales que desconf铆an de 茅l y la ret贸rica contra el establishment ser谩 m谩s dif铆cil de mantener, porque 茅l ser谩 el establishment (y, de hecho, ya se ha rodeado de lobistas, donantes y pol铆ticos de carrera para preparar la transici贸n al poder). Pero incluso antes de trasladarse a la Casa Blanca ya tiene amigos en la otra orilla del Atl谩ntico, y es posible que algunos ganen elecciones y sean ellos sus interlocutores en las capitales.

“Est谩 claro que la victoria de Donald Trump es una piedra adicional en la construcci贸n de un nuevo mundo, destinado a sustituir el viejo”, dijo la l铆der del Frente Nacional franc茅s, y aspirante a la presidencia de su pa铆s, Marine Le Pen, a la BBC. “Obviamente hay que comparar esta victoria con el rechazo de la Constituci贸n europea por el pueblo franc茅s y con el voto del Brexit, pero tambi茅n con la emergencia de movimientos devotos a la naci贸n, movimientos patri贸ticos en Europa".

El trumpismo se ha apoyado en medios de comunicaci贸n de derechas y en un uso activo de las redes sociales. Breitbart News es su web de cabecera, una publicaci贸n que propaga mensajes xen贸fobos y a veces antisemitas. Su antiguo jefe, Steve Bannon, dirigi贸 la campa帽a de Trump y es un consejero privilegiado del futuro presidente. Ahora Breitbart, que ya tiene una edici贸n en Reino Unido, contempla abrir ediciones en Francia y Alemania.

Bannon ha mostrado en el pasado su admiraci贸n por los Le Pen y estos le corresponden. En un mensaje en la red social Twitter, Marion Mar茅chal-Le Pen, sobrina de Marine y diputada del Frente Nacional, escribi贸: “Respondo s铆 a la invitaci贸n de Stephen Bannon, director de campa帽a de Trump, a trabajar juntos”.

La constelaci贸n nacionalpopulista —la internacional trumpista— no se entiende si un tercer elemento: la Rusia de Vlad铆mir Putin, sospechoso, seg煤n los servicios de espionaje de EE UU, de una ins贸lita intervenci贸n en la campa帽a con el robo y difusi贸n de documentos privados de la candidata Clinton.

La afinidad con Putin es un rasgo com煤n entre el Frente Nacional de Le Pen y Trump. Tiene que ver con la desconfianza hacia organizaciones internacionales con la OTAN o la propia UE, y con la hostilidad al internacionalismo liberal que han propugnado las 茅lites europeas y estadounidenses en las 煤ltimas d茅cadas.

La victoria de Trump puede interpretarse, como el ascenso de Le Pen o el Brexit, en clave soberanista. El programa de Trump propugna un repliegue, que afecta desde los acuerdos sobre el cambio clim谩tico a la protecci贸n de los aliados asi谩ticos o a las obligaciones como socio de la OTAN. El muro con M茅xico que el presidente electo propon铆a en campa帽a es una met谩fora del nuevo soberanismo estadounidense. Como lo son los rasgos identitarios del electorado de Trump, mayoritariamente blanco e inquieto por los cambios demogr谩ficos acelerados en EE UU, un pa铆s donde ya nacen m谩s ni帽os de minor铆as que blancos de origen europeo.

La internacional trumpiana comparte enemigo: la canciller alemana Angela Merkel. En campa帽a, Trump lleg贸 a comparar a Clinton con Merkel para descalificarla, como forma de insulto. Si su pol铆tica econ贸mica ante la Gran Recesi贸n la coloc贸 en el centro de las cr铆ticas de la izquierda, su gesti贸n de la llegada de refugiados de Pr贸ximo Oriente ha llevado a la derecha a demonizarla.