Denuncian "presiones y ataques personales" en el Parlamento Europeo para no retirar la inmunidad a Puigdemont

 Cataluña vive su calvario tras las legislativas con los separatistas violentos, apoyados por grupos como Antifa. Mientras es incierto cómo componer Govern en la Generalitat. Vox se convierte en alternativa real siendo cuarta fuerza.

Puigdemont ha dicho que no da "ninguna batalla por perdida" y amenaza con ir al TJUE.


Esmeralda Ruiz

El día después de que la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo aprobase el informe favorable a levantar la inmunidad al expresidente catalán, Carles Puigdemont, y sus dos consejeros también fugados de la justicia, Clara Ponsatí y Toni Comín, el presidente del órgano jurídico de la Eurocámara, el diputado de Ciudadanos, Adrián Vázquez, ha denunciado en una entrevista en RNE haber sufrido "presiones, intoxicaciones" y "ataques personales" para tratar de impedir que saliera adelante la votación a favor de retirar este privilegio del que gozan los tres dirigentes separatistas.


Según ha relatado Vázquez, tal ha sido el acoso que ha recibido que varios de sus compañeros de departamento que llevan muchos años en la Eurocámara han reconocido que nunca habían "sufrido" una situación similar de presiones ante un proceso que "ha sido realmente complicado", ha afirmado el eurodiputado de Cs. Y no solo presiones, "sino ataques personales e informes en que se decían una sarta de mentiras brutales para intentar manchar la Presidencia de la comisión". Vázquez también ha confirmado que el ponente del informe, el eurodiputado búlgaro Angel Dzhambazki, ha sido víctima de estos ataques.


El objetivo era "desestabilizar el procedimiento" que comenzó con una filtración del informe posicionándose a favor de aceptar la petición del Tribunal Supremo para facilitar la entrega de los tres fugados a España, tal y como confirmaron fuentes parlamentarias a Libertad Digital. Tras la votación de este martes, el informe pasará ahora al pleno de la Eurocámara donde sus 705 diputados deberán decidir, en la semana del 8 de marzo, sobre la inmunidad de Puigdemont, Comín y Ponsatí. La última palabra la tendrá la justicia belga.


"Presión española", dice Puigdemont

"La decisión de la comisión era previsible pero no por eso deja de ser lamentable", ha dicho el fugado en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo para valorar la votación de la Comisión de Asuntos Jurídicos. Para Puigdemont, tras este resultado se esconde una clara estrategia política marcada desde España para arrastrar al Parlamento Europeo. "Ha habido una reacción de satisfacción en Vox, PP, PSOE y Cs. Esto demuestra la naturaleza política de este procedimiento", ha denunciado.


Aunque ha dicho el expresidente catalán que no dan "ninguna batalla por perdida", Puigdemont ha adelantado que si en dos semanas el Parlamento Europeo decide levantar su inmunidad comparecerán ante la justicia belga si se reactiva la euroorden española y recurrirán al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de Luxemburgo. Puigdemont reta a la Eurocámara y le pide "elegir qué standard democrático quiere mostrar al mundo". Para el también fugado Comín, "Europa se encuentra ante un dilema: o democracia o seguir callando ante la deriva antidemocrática del Estado. Y ayer se eligió el lado triste", ha dicho.

Libertad Digital