Una obra sin terminar y lluvia: drama en Ullúm

 FACUNDO MERENDA

Las últimas lluvias generaron complicaciones en distintos puntos de la provincia. Las calles y rutas anegadas fueron las postales más comunes. Esto provocó demoras en la circulación y suspensiones de actividades para reducir el tránsito sobre esas arterias que estaban complicadas.


Camino a Ullum, por la Ruta Provincial N.º 60, esta situación es una constante cada vez que sucede este fenómeno natural. Las fuertes precipitaciones forman un cúmulo de agua que, en escasos minutos, se transforman en una creciente que corta transversalmente la ruta dejando inhabilitado el camino y por ende sin salida a muchos ulluneros que asiduamente transitan por allí para llegar a los departamentos del Gran San Juan.

El mandatario departamental dijo que esta tormenta fue “inusual”. Destacó que esta problemática se incrementó no tan sólo en ese sector del departamento, sino también sobre calle Pedro Giménez. Según él, la causa fue la construcción de la usina que canalizó la bajada de la corriente por esa calle y cuando se producen estas copiosas lluvias el agua crece y se acumula.

Sobre el último punto, Soler fue crítico y dijo que “faltó una obra para volcar el flujo de líquido”. Al mismo tiempo reconoció que “es algo de gran magnitud que el municipio no puede afrontar”. Infirió en que esta construcción está “inconclusa y atenta contra la seguridad y normalidad que tienen los vecinos”.

Hace tres meses Vialidad Provincial inició una obra para evitar que la creciente haga estragos sobre la calzada. Juan Magariños, titular de la repartición, sostuvo que están armando un badén de hormigón del mismo material que la banquina. Allí se hizo una disipación de energía por una loza inclinada hacia el fondo del lecho del río y se generó un diente de protección con una profundidad importante.

El experto relató que cuando el agua llegue hasta ese sector se evitará que caiga en forma de cascada como lo hace actualmente. Con eso se aseguran que la calzada quede transitable, aunque todavía eso no suceda. Magariños precisó que el corte en esa arteria no es muy frecuente: “Ocurre entre tres a cuatro veces al año”.

“Estamos mejor que antes”
Un poco más optimista, Soler dijo que los vecinos de su departamento están “mejor que antes”. También cuestionó diciendo que no quedan aislados cuando esto ocurre, sino que tienen salida por calle Las Moras en Zonda. “Hoy tenemos una alternativa, Ullum ha crecido muchísimo”, sentenció.

El funcionario aseguró que hubo un proyecto de construcción de un puente, pero cuando materializaron los costos significaba casi como otorgarle una casa a cada familia del departamento, por ese motivo contó que “midieron las prioridades”.


Proyecto frustrado
Para mejorar la circulación en esa zona en tiempos de lluvia y evitar inconvenientes, la exdiputada por ese departamento, Romina Solera, presentó en tres oportunidades un proyecto de ley para la construcción de un puente. La exlegisladora comentó que el mismo nunca salió de comisiones. Más allá de la solución para el río Seco o el badén de La Travesía, la idea apuntaba a mejorar el otro paso por sobre el río Blanco, antes de llegar a Punta Negra.


Solera, en su rol de vecina, dijo que las lluvias ocasionan que la calzada esté resbaladiza y acumule gran cantidad de arcilla. Aseguró que esto puede derivar en grandes accidentes. “Es verdad que se puede dar la vuelta por Zonda, pero en el siglo que vivimos es insólito. Para la provincia sería un costo ínfimo”, concluyó.


DIARIO HUARPE