EN SU CASA CUSTODIADO EL EMPRESARIO PUTERO DE MENORES CASSAB

 El empresario Carlos Hugo Cassab de 73 años, acusado de pagar para tener relaciones sexuales con una adolescente de 14 años, está ahora en su finca de Ullum y vivirá desde allí el proceso judicial que hay en su contra. El hombre está imputado por promover la prostitución de una menor y recibió el beneficio de la prisión domiciliaria debido a su estado de salud y por su edad avanzada. En una audiencia realizada este martes, el juez Matías Parrón ordenó el traslado de la Central de Policía a su casa, a pesar de que todavía no le colocaron la tobillera electrónica. Por ende, se encuentra con custodia policial hasta que esto se concrete. 



Desde la semana pasada se sabía que el comerciante de Caucete volvería a su casa, aunque faltaba la designación de la tobillera. Cassab se encuentra ahora en un lugar de su propiedad, aunque no es la casa que ocupaba habitualmente. El hombre es el que menos tiempo estuvo en un calabozo, en comparación con los otros dos detenidos: el dirigente social Roberto "Fido" Galván y la tía de la víctima, pues, una vez arrestado, estuvo en el hospital Marcial Quiroga primero, por un problema en los pulmones hasta que fue llevado a la Central de Policía, el único lugar donde estuvo encerrado en una celda. 


Los abogados que consiguieron el beneficio fueron Marcelo Fernández y Franco Montes. Anteriormente recusaron el juez de garantías Matías Parrón porque consideraron que no tuvo parcialidad en la causa. Además cuestionaron su decisión de otorgarle la prisión preventiva a su defendido. Con respecto a la primera impugnación, un tribunal superior definió no hacer lugar al pedido.


Cassab está en la mira de la Justicia por pagar para tener sexo con menor, al igual que el dirigente social Galván. Para ambos pesa en sus espaldas el delito promoción de la prostitución. Fueron acusados primero de estupro, pero la Fiscalía cambió la calificación tras escuchar el testimonio de la adolescente de 14 años. El día de la entrevista videograbada (exCámara Gesell) en el centro Anivi, surgió una nueva víctima: la amiga de la chica, también menor de 18 años, que se presentó a declarar como testigo. 


La otra detenida es la tía de la joven, sospechada por delitos más graves: promoción y facilitación de la prostitución de una menor en dos hechos y explotación económica de la prostitución, agravado en uno de los hechos por el vínculo. Todos los imputados, en caso de ser encontrados culpables y sentenciados por un juez, podrían cumplir una pena de prisión efectiva. La tía corre el riesgo de recibir la condena más alta, hasta 45 años de cárcel. 

DIARIO HUARPE