Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Información a diario

latest

Francia islamizada a punto de desintegración

 Francia es una nación que dejó de serlo, la violencia y la islamización social crecen a la par de forma parasitaria.

 Francia es una nación que dejó de serlo, la violencia y la islamización social crecen a la par de forma parasitaria.


No es el único lugar de Europa que no hace valer su identidad ante los islámicos del oriente (extremistas).

Militares amenazaron a Macron de un golpe si no reacciona ante la desintregración

Macron castiga con ineptitud ante Francia por desintegrarse

La condena del Gobierno francés y el anuncio del Ejército de que habrá sanciones “ejemplares” contra los militares que firmaron una amenazante tribuna, publicada en una revista de ultraderecha, son una acertada reacción ante una inaceptable injerencia de algunos miembros de las Fuerzas Armadas en el normal desarrollo institucional democrático de Francia.


En el texto, refrendado en un primer momento por 1.500 uniformados pero que ayer ya sumaba unas 18.000 adhesiones, se advierte del “desmoronamiento” de Francia así como de la posibilidad de que las Fuerzas Armadas intervengan si los responsables políticos no hacen nada por evitar esa hipotética situación. Se trata de una iniciativa que no tiene cabida en un marco democrático, en el que los militares solo actúan bajo las órdenes del poder político que representa la voluntad ciudadana. Los hechos son graves, y no cabe duda de que la firme reacción de las autoridades francesas es la adecuada.


Resultaría errado minusvalorar la condición de los firmantes del texto. Entre ellos hay altos mandos próximos a la jubilación que, no obstante, todavía pueden ser movilizados para la realización de misiones. También hay, aunque pocos, militares en activo. Según anunció el jefe del Estado Mayor de los Ejércitos, François Lecointre, les espera un tribunal militar.


Contestan a "revoltosos" de Francia

Acusan a los partidos políticos que consideran la islamización como problema serio.

La polémica carta abierta, dirigida al Gobierno y al Parlamento, contenía expresiones insultantes, como “las hordas de los suburbios”, y daba por inevitable, si las cosas seguían empeorando, una sangrienta intervención del ejército para restablecer el orden y proteger a la población.


El documento no habría tenido tanto eco sin la irrupción de la líder ultraderechista Marine Le Pen, presidenta del Reagrupamiento Nacional (RN) y candidata presidencial, quien dio la razón a los militares descontentos y les pidió que se sumaran a su proyecto político. Esa instrumentalización de la retórica golpista generó muchas reacciones.


La exministra de Justicia Rachida Dati, alcalde de distrito en París y miembro de Los Republicanos (LR, centroderecha), estuvo de acuerdo con el análisis global de los militares revoltosos. “Es la realidad”, dijo, si bien criticó que quienes llevan uniforme hagan política.


58% de los franceses está de acuerdo con el manifiesto de los militares

El manifiesto firmado por un millar de militares franceses, entre ellos veinte generales, en su inmensa mayoría retirados, pidiendo a Macron que reaccione ante la “desintegración de Francia”, publicado en Valeurs Actuelles, fue inmediatamente condenado por las fuerzas progresistas y por las autoridades, que lo calificaron de sedicioso e irrelevante.

Pero una encuesta encargada por LCI TV a Harris Interactive reveló posteriormente que un 58% de los franceses coincidían con la alarma expresada en la carta abierta, lo que promete caldear el ambiente político francés ante las presidenciales de 2022.

Pero hay autoridades, con nombres y apellidos, que también han dado su respaldo a la carta, como la concejal del Distrito Séptimo de París, Rachida Dati. “Lo que se describe en esa carta es una realidad”, ha declarado Dati a la cadena de radio France Info. “Cuando tienes un país plagado de acciones de guerrilla urbana, en el que vives bajo una constante amenaza terrorista, cuando tienes desigualdades cada vez más flagrantes…, no podemos decir que el país va bien”.

Dati, criada en una familia de devotos musulmanes, ministra de Justicia con Nicolas Sarzkozy y, por ello, pesadilla de la izquierda simplista, recuerda que “la policía se ha convertido en objetivo para los terroristas”, mencionando la agente apuñalada hasta la muerte la semana pasada en Rambouillet, en el sudoeste parisino. “Temo que algún día la policía colapse”

En cuanto a la encuesta de Harris Interactive, el 64% de los franceses consultados han oído hablar de la carta, el 58% comparte la preocupación de los militares y casi uno de cada dos -un 49%- va aún más lejos y cree que el ejército debería intervenir para garantizar el orden incluso sin necesidad de que se lo pida el gobierno, lo que ha sido interpretado por muchos como una llamada al golpe de Estado.

Por lo demás, un abrumador 84% de los franceses piensa que la violencia no para de crecer y una amplísima mayoría del 73% está convencido de que el país se está desmoronando. En la derecha, tanto la extrema como la moderada, el 93%-94% opina que la legislación francesa no se aplica en ciertas poblaciones.

La polémica en torno a la carta o, mejor dicho, en torno a las ‘verdades incómodas’ que esta carta hace explícitas, centrará sin duda la campaña presidencial. La presidente del antiguo Frente Nacional, rebautizado como Rassemblement National, Marine Le Pen, respondió a la carta de los militares invitando a sus firmantes a “unirse a nuestra iniciativa para tomar parte en la batalla que se inicia”, un apoyo que renovó el pasado martes lamentando la dura represalia que anuncia el gobierno contra el pequeño número de signatarios que siguen en servicio activo.

publicidad nacional e internacional desde 5 dólares ↓