Oposición: el Macrismo sin entender que Juntos x el cambio no lo lideran en Provincias

 Hasta acá el Pro, no comprende que las provincia tienen lógica propia y sus partidos le permitieron a Mauricio Macri ser Presidente.

La nota, es de la política online, surgida de una imposición que pretenden en Córdoba los más íntimos (macristas), que no son dueños de los votos.



Funcionales al kirchnerismo en Juntos por Cambio

Y hasta acusan de funcional al sector del hombre que quieren imponer, sobre las estrategias que los sectores de Juntos Por el Cambio, pretenden.

Juntos por el Cambio se compone de Colación Cívica, partidos provinciales y municipales, UCR y el Pro (este último en muchos casos con demasiada soberbia sin tener la estructura siquiera de los radicales en las Provincias).


Las inoperancias políticas de Marcos Peña, al no querer que Lavagna compita en una interna como precandidato, porque Macri era el Presidente y no se le podía debatir el lugar ¿eso es meritocracia?


Esa fuga de votos del INÚTIL Marcos Peña (operador político que tuvo reuniones en Cuba, muy funcional a los K) fue el detonante de la derrota de Macri en el 2019.


Además, recordemos, que no el Pro en sí, es el culpable de la derrota electoral de Juntos por el Cambio; sino, más bien las operaciones políticas del autoritario e impresentable Peña junto a otros pobres tontos que no CONOCEN LA MILITANCIA POLÍTICA.


Quieren instalar a Gustavo Santos desde el Macrismo en Córdoba

Es decir, el responsable político de la derrota, que debería ser más humilde y saber que no tiene espalda en muchas provincias para liderar Juntos por el Cambio, tiene el atrevimiento de querer imponer a uno de su riñonada. Cuando la mayoría de los votos en Córdoba, son de la UCR.


El no asumir la derrota, no solo electoral, es asumir implícitamente la responsabilidad política de una derrota que no terminó nada más con un Presidente. Terminó con muchas aspiraciones de candidatos a Gobernaciones e intendencias en el país.


Qué escribe Juan Manuel González sobre el Pro en Córdoba y el Frente opositor

La instalación atolondrada de Gustavo Santos como candidato del PRO dejó al descubierto todas las falencias de Juntos por el Cambio en el distrito que le regaló a Macri su presidencia: Córdoba, la provincia más antikirchnerista del país.


En "estado asambleario", los dirigentes de la coalición exploran distintas salidas para regresar a un estado "pre-Macri" y sostener la lista de unidad, que hoy parece utópica. Cómo seguir y con quién hacerlo, es la síntesis del momento.


Por ahora es una incógnita saber qué hará finalmente Luis Juez, un socio menor en la alianza aunque con enorme capacidad de daño por el peso de su figura. Tras el paso de Macri por Córdoba, puso en duda su continuidad en el esquema si las reglas de definición de las listas no son claras. Anticipadamente, y como primer gesto de su preocupación por los gestos de Macri hacia el peronismo, convocó a una reunión de fiscales de su partido para el próximo 2 de junio; una revista de tropa prematura, salvo por el mensaje que quiso enviar.


La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dijo que no apoyará un segundo tiempo de Macri, mensaje que llegó horas después del ninguneo del ex presidente a Mario Negri. Pareció una respuesta al destrato. Gregorio Hernández Maqueda, el referente de Lilita en Córdoba, se diferenció de Gustavo Santos, el bendecido de Macri: "Con él tenemos posiciones políticas sobre el Gobierno provincial, del cual era funcionarios cuando nosotros lo denunciábamos, y una amplia coincidencia a nivel nacional. Lo que no puede pasar es que se rompa Juntos por el Cambio, porque eso es ser funcional al kirchnerismo".


El remitente de este último mensaje es el grupo de radicales que lideran el presidente de la Convención Nacional, Jorge Sappia, el legislador Dante Rossi y el intendente de Bell Ville, Carlos Briner, quienes formalizaron ante el partido un pedido para que se debata la conveniencia de mantener la alianza con el PRO. Salvo en este grupo, en el radicalismo no está en discusión el acuerdo, aunque sí que el liderazgo de Macri.



Santos le subió el precio a Rodrigo de Loredo, a quien impulsó como primer candidato a diputado nacional, reservándose para él la candidatura a senador nacional. En el radicalismo reconocen que tras esta jugada de Santos será difícil bajar a De Loredo del tope de la lista.



Decepción con Macri

Cerca de Negri reiteran que no hay enojo con Macri, sino "una profunda decepción". "Macri cree que los votos son de él. Es como si Lavagna hubiese pensado en 2009 que los votos de Córdoba eran de él. Córdoba es antikirchnerista, no macrista", explican en el entorno del jefe del interbloque opositor en Diputados. Y agregan: "No sabemos si tras el paso de Macri por Córdoba Santos repuntó en las encuestas, lo que sí es posible que muchos votantes de Juntos por el Cambio hayan decidido votar a la esposa de Schiaretti". También sostienen que la idea es una lista integrada, frentista, no radical, "pero con masa crítica".


La mirada del Pro


En el PRO el balance es opuesto: "(Martín) Llaryora no es el heredero natural. El heredero natural es Mauricio, y quien lo representa a él es Santos". No se refiere al peronismo de Córdoba, sino a su electorado. Esta es la síntesis del análisis con el que la mayoría del partido justifica la necesidad de no confrontar con Hacemos por Córdoba para lograr así que los votantes del cordobesismo depositen sus votos en Santos. No comparte esta visión Héctor Baldassi, la primera estrella cordobesa del PRO que ve cómo le quieren apagar la luz, por eso se mantiene cerca de Negri, de quien fue su candidato a vice en 2019.


Todos los No Pro, pero de juntos por el cambio

En medio de análisis cruzados, una duda es común entre los dirigentes no amarillos de Juntos por el Cambio ¿Para qué Macri destacó su alianza con Schiaretti? ¿Para "recordársela" al electorado dos años antes de la elección a gobernador? ¿O fue para "recordársela" a Rodríguez Larreta?


Se ve los funcionales a los gobierno locales.


Redacción/LPO