Justicia rechazó un recurso presentado por Milagro Sala

 El Tribunal Oral Federal de rechazó este lunes un pedido de prescripción del delito por amenazas coactivas que había formulado la defensa de Milagro Sala, por el que podría recibir cuatro años de prisión en una unidad penal federal. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, como querellante en la causa, pidió que cumpla la condena en prisión y que se sumen a los tres en suspenso a los que fue condenada por daños agravados.



La defensa negó que la dirigente social vaya a ser trasladada de forma inminente a un penal federal de Salta y volvió a presionar para que el presidente Alberto Fernández intervenga.


Se trata de la causa que le inició el gobernador por una agresión que recibió por parte de la militante kirchnerista en 2009 en el Consejo de Ciencias Económicas, y que avanza en la Justicia. Sin embargo, su defensa había presentado un recurso para que se dictamine la proscripción, pero fue rechazado. Se trata de un delito que puede recibir hasta cuatro años de prisión.


El total de siete años por las dos causas ratificadas por la Justicia conforman el pedido que realizó Morales, para que la condena sea de prisión efectiva.


Así lo dio a conocer el abogado del gobernador jujeño. Luciano Manzana Riva, en una conferencia de prensa. “Hoy hemos hecho una nueva presentación solicitando nuevamente que el Tribunal Oral Federal dicte sentencia por la pena máxima, porque entendemos que el accionar de Milagro Sala y el desprecio a las instituciones y cómo se manejó ese día en el 2009 no le corresponde otra cosa sino la pena máxima”, señaló el letrado.


En el mismo sentido, dijo que solicitaron “como lo establece la ley que se convierta esto en cumplimiento efectivo, por lo que Milagro Sala purgue esta condena en prisión y que sea trasladada al penal de General Güemes, en la provincia de Salta, porque este es un delito federal y la condena es federal”.


“Pedimos que se cumplan los tres años por daños y los cuatro por amenazas coactivas. Debe ser inminente el dictado de sentencia y el traslado para que cumpla la condena”, detalló.


En cuanto a la idea instalada desde el oficialismo de que se trata de una presa política, Manzana Riva descartó esa consideración y aseguró que se trata de una “delincuente condenada”. “Milagro Sala no es una presa política, ni tampoco es una política presa, es una delincuente condenada. No lo dice Gerardo Morales, ni la Justicia de Jujuy, lo dice la Justicia Federal, la Corte Suprema de Justicia y la Cámara de Casación Penal”, enfatizó.


La respuesta de la defensa de Sala

Tras conocerse el pedido de Morales, la defensa de Milagro Sala negó que vaya a ser trasladada al penal salteño y apuntó a una “operación del gobernador Gerardo Morales, en complicidad con el presidente del PJ local, Rubén Rivarola, a través del diario El Tribuno” por la que se difundió su “inminente” traslado.


“No hay ninguna sentencia de la Corte sobre esta causa y, por otra parte, sigue vigente la medida cautelar de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que impide que la dirigente social sea alojada en un penal por el riesgo de vida que esto implicaría”, afirmó.


Al respecto, detalló que se presentó un planteo por prescripción de la causa iniciada por Gerardo Morales por daños y amenazas, porque se produjeron “en una reunión en la que ella nunca estuvo” y porque en febrero se habían cumplido cuatro años sin que en la causa exista, por lo que penalmente extingue la causa.


“En una resolución sin precedentes, el Tribunal Oral actuó en contra de toda la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y de lo que establece la ley penal y resolvió que la causa no estaba prescripta a pesar de que se cumplió el plazo que indica el Código Penal”, cuestionó la defensa.


Ante esta situación, anticipó que “presentará un Recurso de Casación con la esperanza de que se aplique la ley de una vez por todas” y mencionó también otras supuestas irregularidades, como el hecho de que “el Tribunal no dictó sentencia ni puede hacerlo” porque la Cámara de Casación está revisando las implicancias” y “no puede resolver antes de que resuelva la Cámara”, y porque , están vigentes los plazos que tiene la defensa para recurrir la resolución.


“Pasaron más de cinco años desde que comenzó esta cacería judicial y los ataques contra Milagro no cesan. Exigimos una respuesta urgente de la Corte Suprema de la Nación, como cabeza del Poder Judicial, y de los poderes Legislativo y Ejecutivo, que deben hacer cesar una situación en la que un gobernador usa todos los recursos del Estado para destruir a una persona y, así, atenta contra los principios de un Estado democrático”, finaliza el comunicado de la defensa de Sala, poniendo presión una vez más sobre el residente para lograr un indulto.


La condena previa

La primera condena en contra de la líder de la agrupación Tupac Amaru que quedó firme fue por haber llamado a una comisaría de San Salvador de Jujuy y amenazar a los efectivos policiales. Por esa causa ya estuvo detenida en una cárcel jujeña, pero luego recibió el beneficio del arresto domiciliario.


En esa causa, la Corte Suprema de Justicia confirmó la condena, luego de rechazar también un recurso presentado por su defensa. Por unanimidad, el Tribunal ratificó la sentencia.


Los principales elementos sobre los cuales se apoyó el expediente fueron las declaraciones de los policías amenazados y el registro que ellos mismos dejaron en un libro de anotaciones de la comisaría. Según la comisaria Angela Cabero, Milagro Sala la amenazó vía telefónica con “hacer volar la comisaría” para evitar un procedimiento contra otra allegada a ella. Se trata del caso conocido como “Causa de las Bombachas”.

TN