Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Información a diario

latest

Lanzan una web para señalar a disidentes del Kirchnerismo

 La nota de Santiago Las Heras es clara y nos muestra que el peronismo no puede convivir en un sistema democrático.

 La nota de Santiago Las Heras es clara y nos muestra que el peronismo no puede convivir en un sistema democrático.


Disfrazados de periodistas y con el respaldo injusto de los subsidios crónicos de pautas publicitarias del estado, profesionales de la prensa argentina y militantes fanáticos del Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, se han lanzado a la persecución de ciudadanos que se expresan libremente manifestándose contrarios a los criterios del populismo kirchnerista.


“Aquí se pueden encontrar personas y organizaciones y sus relaciones identificables con la reacción conservadora”, reza el sitio web lanzado este domingo por los militantes feministas.

El hecho asombra desde la primera impresión. Se pretende etiquetar y estigmatizar a las personas por su forma de pensar libre y opuesta a lo que ellos mismos militan.


¿Se trataría de periodistas censurando a ciudadanos? Qué raro, cuántas oscuras intenciones con dinero de organizaciones del exterior, la venia del Gobierno y un avasallamiento atroz contra la libertad de expresión.


«El progresismo es la ideología oficial del sistema. Invierten millones de dólares para que Ingrid Beck y cia se dediquen a armar listas negras de disidentes. Si te dijeron que la izquierda es la revolución, te mintieron. Son el sistema. Son los de arriba», acusó en las redes el escritor, Licenciado en Ciencias Políticas y filósofo, Agustín Laje.


«Rechazo firmemente la aparición de un sitio web cuyo único objetivo es perseguir a quienes piensan distinto. Lo que más me preocupa es que su autoría corra por cuenta de periodistas. La libertad de expresión es otra cosa y debe ser defendida siempre», denunció el ex Ministro de Defensa y Economía y candidato a presidente en 2003 y 2007, Ricardo López Murphy.


Desde el ámbito de la cultura también se expresó el Director de cine y televisión, Juan José Campanella: «es sorprendente que ni se den cuenta de lo fachos que son. Esto no es progresismo, es fascismo puro y duro. Son lo más reaccionario del país y no tienen límite moral alguno», sentenció.


El revuelo comenzó cuando un grupo de periodistas de distintos medios, publicaron una investigación, a modo de mapa interactivo, en donde se denunciaba «el avance de la reacción conservadora» en Argentina y se establecían supuestos vínculos con empresarios, figuras públicas y referentes de la oposición. Del lado de los involucrados no se demoraron en reaccionar y rápidamente calificaron a los periodistas responsables como la «Gestapo K«.


Según trascendió, el equipo de profesionales de prensa coordinó la creación de una página web para encontrar personas identificables con la “reacción conservadora” y a los pocos minutos de lanzarse se volvió tendencia en Twitter. De esta manera, y con la finalidad de proveer una lista de personas y organizaciones vinculados al “nuevo conservadurismo” en Argentina, el sitio creado se hizo público bajo el nombre «Reacción Conservadora».


“El objetivo de esta investigación es identificar a sus principales integrantes y a su red de vínculos; contar cómo actúan en Argentina y su relación España, y aportar una mirada histórica sobre este ‘nuevo’ conservadurismo”, explicaron quienes integran el proyecto.


El equipo que coordinó la creación de Reacción Conservadora, está integrado por Ingrid Beck, Flor Alcaraz, Paula Hernández, Paula Rodríguez, Juan Elman y Soledad Vallejos. “Con las herramientas del periodismo de investigación y las que aportan las nuevas narrativas digitales, buscamos que nuestras publicaciones produzcan incidencia política, interactúen con las audiencias y generen impactos y transformaciones reales”, detallaron en su carta de presentación.


El trabajo fue financiado por el IPPFRHO, «un colectivo feminista progresista que lucha por la salud sexual y los derechos reproductivos de las mujeres y las niñas», reconocieron.


«¿Se imaginan si la derecha hubiera armado esta suerte de lista negra contra los progres, poniendo sus nombres con info personal ? Ya tendríamos un problema con INADI y los medios, de mínima. Pero ellos no tendrán ningún problema. Gozan privilegios ideológicos», advirtió Laje.


Desde la oposición, la extitular del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Silvana Giudici, reaccionó con dureza: «Cada día más cerca de la inquisición. Ciberpatrullajes, Nodios, Observatorios varios, policía de la paridad en los medios. La intolerancia hacia el que piensa distinto ha llegado al tope».


Por su parte, el diputado de la Unión Cívica Radical, Mario Negri, fue uno de los primeros dirigentes opositores en expresar su mensaje de repudio en las redes sociales: «No se puede vestir de periodismo el armado de una lista negra o una invitación al escrache. El periodismo debe cuidar la convivencia democrática. Armar un mapa interactivo del «conservadurismo reaccionario» y poner a la UCR es caprichoso y delirante. Repudiable», acusó el legislador.


“Entre las personas que figuran en esta ‘lista negra’ hay nombres de twitteros que tienen entre 18 y 20 años, en su mayoría denominados influencers por contar con un par de miles de seguidores. Hay también unos cuantos pastores e iglesias, médicos, abogados, politólogos, escuelas confesionales, medios de comunicación, periodistas y partidos políticos”. “Vivimos en democracia y estas prácticas nos trasladan a tiempos oscuros de nuestra historia que no deberíamos permitir que se repitan”, denunció Dina Rezinovsky, Diputada Nacional de Juntos por el Cambio.

Mientras el debate por la «libertad de expresión y los derechos constitucionales» se agiganta, y las voces de periodistas y políticos se contraponen hacia ambos lados de la grieta, hasta el momento, ningún funcionario del Gobierno se expidió.


La Gaceta.es