Polémica por la falta de la vacuna de Pfizer

 El director del mecanismo de vacunas Covax para América Latina, Santiago Cornejo, afirmó este martes que Argentina rechazó recibir dosis de Pfizer que le ofrecieron a principios de este año.



Desde el Gobierno respondieron que quisieron adquirir las dosis de la farmacéutica estadounidense pero que no estaban estipuladas las condiciones. Y difundieron dos notas fechadas en enero último, cuando el Ministero de Salud aún era conducido por Ginés González García, dirigidas a Cornejo: en ambas se le solicitaba a Covax esas especificaciones.


Posteriormente, en los primeros minutos de este miércoles, la cartera de Salud sacó un comunicado en el cual desmintió haber rechazado las vacunas, detalló puntos de la negociación y aseguró que no se llegó a un acuerdo con Covax por las mismas razones por las que no se firmó un contrato directo con Pfizer: se refirió a "las exigencias del proveedor vinculadas con el supuesto de negligencia como excepción a la indemnidad.


Además, el Gobierno le reclamó a Cornejo "la aclaración urgente" de sus declaraciones.


De esta manera, estalló una nueva polémica en torno a la vacuna que no tiene la Argentina.


Las afirmaciones de Cornejo se dieron en el marco del evento virtual "Salud y cooperación, la iniciativa Covax contra la Covid-19", organizado por el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI).


La diputada radical Claudia Najul le consultó cómo funciona el sistema para los países que, como Argentina, se autofinancian y si los países pueden "elegir qué vacunas reciben" una vez que entran al fondo Covax.


"Argentina es compra opcional. Antes de firmar un acuerdo con cada compañía le damos la posibilidad al país de decidir si quiere que lo sumemos a la demanda en ese acuerdo. Si dice que no, no significa que reciben menos dosis, sino que no van a recibir ese candidato. Antes de cada acuerdo le preguntamos a Argentina y los demás países si quieren acceder a esa vacuna, y en el caso de Pzifer nos han dicho que no", respondió Cornejo.


“Es un escándalo con todas las letras. Ya lo era desde el punto de vista estratégico, cuando el ex ministro González García rechazó en 2020 acceder a vacunas vía COVAX para inmunizar a 18 millones de personas y solo contrató para 4,5 millones, apenas el 10% de nuestra población. Ahora también desde el lado humano: había vacunas disponibles para traer a la Argentina y las autoridades dijeron que no las querían”, expresó Najul tras el encuentro.


Y siguió: "Que se entienda bien. A Alberto Fernández y a Carla Vizzotti les sonó el teléfono y les dijeron que había dosis de Pfizer disponibles para Argentina. Y respondieron que no las querían. Es una locura, es demencial. Pudieron salvar vidas y eligieron no hacerlo".


Ginés González García salió a cruzar a Cornejo y lo calificó de "caradura".


"A Covax le pagamos 9 millones de vacunas y al día de la fecha entregó 1.900.000. Es un caradura lo que está diciendo, porque el incumplimiento de Covax es para que el Gobierno argentino le haga un lío a ellos", sostuvo el ex funcionario en diálogo con TN.


En la misma línea, desde el Ministerio de Salud le dijeron a Clarín que la información que dio a conocer Cornejo es "imprecisa" e "incorrecta". Que Argentina "siempre ratificó su interés de adquirir la vacuna Pfizer, pero no estaban estipuladas las condiciones".


En una carta dirigida a Cornejo el 24 de enero último, el Ministerio de Salud estipula: "Reafirmamos nuestro interés en la vacuna producida por Pfizer, sin embargo nos encontramos desconcertados ante el desconocimiento de las condiciones a las que se sujetará la adquisición, las que hasta el momento, y siendo inminente su suscripción permanecen ignoradas para la Argentina".


En esa línea le piden a Covax "que realice las gestiones pertinentes para hacernos llegar la documentación, en la que consten los requerimientos a los que deberemos sujetarnos, a fin de evitarnos el eventual perjuicio de resignar el precio de garantía oportunamente abonado".


La oposición viene presionando hace semanas al oficialismo para que esclarezca qué pasó con la frustrada negociación con Pzifer.


"El Presidente elevó la vara de la oscuridad y el secretismo al decir que Pfizer lo puso en una situación violenta por lo que le pedía. En un país normal, el Gobierno debería comparecer en el Parlamento y dar cuenta de lo que pasó. Lo mismo podría hacer la empresa”, declaró días atrás el presidente del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio, Mario Negri.


Un grupo de diputados de esa fuerza solicitó al oficialismo del Congreso crear una comisión especial investigadora para estudiar el proceso de contratación fallido entre el Gobierno y Pfizer.


La semana pasada, el presidente Alberto Fernandez sostuvo que no se compraron vacunas de Pzifer porque el laboratorio lo ponía "en una situación muy violenta de exigencias y comprometía al país".


Diario Clarín