Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Información a diario

latest

Cuba: juicios fascistas sumarios a jóvenes por protestar

 El régimen del DICTADOR Díaz Canel, envía a juicios sumarios masivos a jóvenes por protestas contra el sistema facho-comunista de la isla.

 El régimen del DICTADOR Díaz Canel, envía a juicios sumarios masivos a jóvenes por protestas contra el sistema facho-comunista de la isla.


Con 500 desaparecidos, con juicios sumarios por decir las verdades. Y este telón de fondo FASCISTA del régimen cubano, se apresta a seguir con el verso idiota de que el imperialismo aquí o allá, más la brutal represión.

Procesos sumarios a jóvenes

Las autoridades cubanas comenzaron a procesar a los participantes en las recientes manifestaciones antigubernamentales sin precedentes en juicios sumarios que empezaron esta semana, según informaron familiares y activistas al Miami Herald.


Los jóvenes, incluso menores de edad, han estado entre los principales objetivos.


El fotógrafo Anyelo Troya, de 25 años, fue juzgado el martes y sentenciado a un año de prisión bajo cargos de “desorden público”, dijeron familiares y activistas al Herald.


“No me dejaron verlo”, dijo su madre, Raiza González, en una breve entrevista telefónica.


Tras enterarse de que su hijo estaba detenido en la temida comisaría de “100 y Aldabo” el lunes, fue a buscar un abogado. Pero cuando volvió el martes para verlo, ya era demasiado tarde.

Acusaciones de desorden público en CUBA

“Cuando llegamos, nos dijeron que estaba siendo enjuiciado en un juzgado de Diez de Octubre [en el otro extremo de La Habana]. Nos apresuramos, pero llegamos demasiado tarde; ya estaba siendo juzgado junto con otros 10” jóvenes manifestantes, dijo.

“¿Dónde está el derecho de mi hijo Anyelo Troya González a tener un juicio transparente?”, escribió González en Twitter. “Estoy desconcertada por la realidad que estoy viviendo”.

Troya trabajó en la producción del video de la canción viral Patria y Vida, en la que participan miembros del movimiento artístico-activista San Isidro. La canción se convirtió rápidamente en un himno antigubernamental, y miles de manifestantes corearon “Patria y Vida” en varias ciudades durante las protestas.

La estudiante de danza Amanda Celaya, de 17 años, será juzgada el jueves, según informaron las autoridades a sus familiares.

“Finalmente, mi sobrina Amanda Hernández Celaya fue liberada anoche para permanecer en su casa hasta el jueves 22, cuando será llevada a juicio. ¿De qué se la acusa? De desorden público”, escribió en Facebook la periodista independiente Miriam Celaya.


Miriam Celaya dijo al Herald que su sobrina fue detenida el domingo en La Habana porque fue vista grabando las manifestaciones con su teléfono móvil. “Ella no está involucrada en la política. Al parecer, solo estaba grabando la manifestación con su teléfono móvil”, dijo.

Camila Lobón, artista plástica y activista que ha ayudado a confirmar los detalles de los detenidos, dijo en una entrevista telefónica que está al tanto de otros dos casos de manifestantes que serán juzgados pronto: Alexander Diego Gil, un actor, y Randy Arteaga.

“Arteaga fue detenido en Villa Clara, y es el único hijo de una pareja de ancianos. Él es su único sustento; no tienen dinero para pagar un abogado”, dijo Lobón. “Ni siquiera tienen teléfono, así que los activistas tienen que ir a su casa para comunicarse con ellos.

“Es una situación precaria para muchas familias”, añadió. “Hay desconocimiento de lo que deben hacer, legalmente. Hay impotencia y hay miedo, porque muchos temen que las autoridades tomen represalias si hablan”.

Los juicios sumarios no son una novedad

Los juicios sumarios, que comenzaron en los primeros días de la revolución, no son cosa del pasado en Cuba. Se han utilizado en casos de disidentes y personas que supuestamente infringen las restricciones del gobierno por el COVID-19.

Es un tratamiento exprés bien autoritario

“Es un procedimiento exprés para delitos menores”, dijo la abogada cubana Laritza Diversent. “En los juicios sumarios, el tiempo del proceso ordinario puede reducirse a la mitad. Alguien puede ser enviado a juicio en cualquier momento entre dos y 45 días. La sentencia se dicta oralmente; casi no hay documentación de todo el proceso, lo que dificulta cualquier recurso. Es muy arbitrario”.

No está claro por qué algunos manifestantes han sido puestos en libertad mientras que otros serán enjuiciados. Las autoridades sostienen que los acusados habían cometido delitos violentos, y que muchos tenían antecedentes policiales, pero eso no encaja con el perfil de algunas de las personas actualmente detenidas, como Celaya y Troya.

“El hecho de que se acuse a las personas de desorden público demuestra que solo eran manifestantes pacíficos y que no cometieron ningún delito”, dijo Lobón en una entrevista telefónica.

Afirmó que los cargos de desorden público se utilizan con frecuencia contra disidentes y activistas como ella que participan en manifestaciones públicas contra el gobierno. Fue una de las jóvenes artistas detenidas tras una protesta frente al Ministerio de Cultura el año pasado. Dice que la policía y los agentes de seguridad del Estado le han impedido salir de su casa durante los últimos 29 días.

“Hasta ahora hay 537 detenciones documentadas. No todos pudieron estar involucrados en ‘actos de vandalismo’”, dijo, en referencia a la versión que maneja el gobierno cubano.

La violencia terrorista que oculta el régimen fascista de Díaz Canel

Varios videos publicados en las redes sociales por cubanos en la isla han documentado cómo la policía, los militares y las turbas progubernamentales golpean a los manifestantes. Algunos videos muestran a los agentes disparando a los manifestantes.

Pero en la televisión estatal, la versión oficial ha sido la contraria.

Moraima Bravet Garófalo, coronel en el Ministerio del Interior, dijo que las manifestaciones fueron violentas y “se llevaron a cabo con el uso de piedras y cuchillos, como machetes, para atacar a las fuerzas del orden”. La televisión estatal solo ha mostrado imágenes de coches policiales volcados o de personas saqueando una tienda gubernamental de dólares que vende alimentos y productos de primera necesidad.

El coronel también dijo que no se iba a perseguir a los menores de edad. Aunque la mayoría de edad en Cuba es de 18 años, las leyes del país permiten acusar a los mayores de 16 años. Los que tienen entre 17 y 20 años, como Celaya, cumplen sus condenas en instalaciones penitenciarias separadas o en pabellones diferentes en la cárcel.

Los funcionarios del gobierno también negaron el martes que hubiera personas “desaparecidas” o “torturadas” en la isla, y dijeron que la lista de detenidos recopilada por activistas y organizaciones internacionales de derechos humanos era falsa.

Régimen terrorista que tortura y golpea personas

El desmentido se produjo después de que una declaración de un estudiante universitario, Leonardo Romero, circulara por las redes sociales.

Romero declaró a una publicación juvenil progubernamental, La Joven Cuba, que los agentes de policía lo golpearon tras su detención el domingo en La Habana.

“Me llevaron a la estación de Dragones y cuando entramos, me tiraron violentamente al suelo y cuatro personas me dieron patadas por todo el cuerpo”, dijo. “Me tapé la cara con los antebrazos y siguieron dándome patadas. Por eso tengo el antebrazo hinchado, lo vio un médico. También me duelen las costillas”.

Romero dijo que luego lo llevaron a un patio, donde otro oficial lo golpeó en las piernas con una tabla de madera. Luego, antes de ser trasladado a otra comisaría, otro agente le dio un cabezazo en la nariz, diciendo que lo hacía porque Romero era un “mercenario”.

“Casi me desmayo, y siguieron golpeándome antes de trasladarme a la comisaría de Zanja”, dijo Romero.


El hecho de que sus comentarios se publicaran en un sitio web que solía atacar a los disidentes indica lo extendido que está el descontento hacia la represión del gobierno contra los jóvenes manifestantes.

El Herald no pudo verificar de forma independiente el testimonio de Romero. Después de que se mencionara su caso en la televisión estatal el martes, dijo a sus amigos que no iba a conceder más entrevistas a los medios de comunicación por el momento. Sin mencionar su nombre, un fiscal del gobierno dijo que su caso estaba siendo investigado después de que su padre presentara una queja formal ante la procuraduría general de Cuba.

Lobón dijo que la lista de detenidos que está ayudando a recopilar y verificar los hechos se basa en la información proporcionada por familiares y amigos, y desafió al gobierno a publicar el número oficial de arrestos tras las protestas en toda la isla.

“El sistema legal cubano es un agujero negro, y cuando caes en él, estás indefenso”, dijo. “La mayoría de las personas detenidas no han cometido ningún delito, pero quieren dar un ejemplo público. Los juicios sumarios acaban de empezar, pero hay muchos más por venir”.

Redacción/el Nuevo Herald