JxC denuncia que el Gobierno ofrece a Pfizer regalías petroleras como garantía y lo reconocen

 Traición a la patria sería lo que hace gobierno ofreciendo regalías petroleras

El decreto que firmó Alberto Fernández para modificar la ley de vacunas y adaptarla a los requerimientos del laboratorio estadounidense Pfizer ofrece como garantías las regalías hidrocarburíferas, según descubrió este lunes el diputado de la UCR Gustavo Menna.

Ocurre que el DNU, además de eliminar la "negligencia" de un laboratorio como excepción posible a las cláusulas de indemnidad patrimonial habilitadas en los contratos, se borra entre las protecciones que figuraban en la ley a los "impuestos y/o regalías adeudadas" y "los derechos de ésta para recaudar impuestos y/o regalías". 

La indemnidad significa que cualquier juicio que un laboratorio pague a un particular por algún daño provocado por la vacuna debe ser luego reembolsado por el Estado nacional. Y es una garantía en caso de un litigio entre el Gobierno y un laboratorio por razones como falta de pago, indemnidad o discordancia en la interpretación del contrato.  

El artículo 3 de la ley impide la renuncia a la inmunidad en la ejecución de una serie de bienes como las regalías, pero el decreto las elimina y, entienden en Cambiemos, habilita a que sean apropiadas por un laboratorio en caso de un litigio en el exterior. 

Sólo se sostiene la protección de las reservas del Banco Central; los bienes de dominio público en el territorio o considerado servicio público esencial, militares, diplomáticos o parte de una herencia cultural; impuestos adeudados o activos del Fondo de Garantías de Sustentabilidad del Anses. 

"Se afecta, sin autorización del Congreso, un recurso de las provincias petroleras, dueñas del recurso de acuerdo al art. 124 de la Constitución", posteó Menna, quien este lunes evaluaba junto a sus pares si aprobaran el DNU cuando se trate este martes en la bicameral de trámite legislativo.

La vigencia del decreto no corre riesgo, porque sólo se pierde si las dos Cámaras del Congreso lo derogan, imposible por la supremacía del oficialismo en el Senado. Pero el hallazgo del diputado de la UCR complica el voto a favor de Cambiemos, porque el Congreso tiene la misión de evaluar si es o no constitucional. 

"Esta es la consecuencia de gobernar por decreto y de haberse negado a tratar la reforma de la ley de vacunas que propuso Juntos por el Cambio en la última sesión de Diputados. Se improvisó ante la reacción social de repudio por esa negativa del oficialismo", agregó el chubutense.

El congreso deberá analizar la entrega de recursos

Alberto firmó el decreto para modificar la ley de vacunas un día después que los diputados del Frente de Todos rechazaran tratar un proyecto de Cambiemos que proponía reformarla y eliminar la palabra "negligencia", que según funcionarios de Gobierno fue la causa del fracaso de la negociación con Pfizer.

Otras voces oficiales explicaron también que el laboratorio había pedido garantías imposibles de cumplir, sin dar detalles. Y el decreto colocó las regalías como posibles cláusulas de indemnidad, o sea, los laboratorios podrían hacerse de esos montos si consideran que no se cumplieron los contratos.

En su exposición ante el Congreso, el gerente general de Pfizer en el país confirmó que el contrato no se firmó porque la ley de vacunas no cumplía con los requisitos de indemnidad reclamados y que los abogados del laboratorio trabajaban con la secretaria legal y técnica de la Nación para encontrar un texto que lo conforme. Lo habrían encontrado con el decreto que arriesga las regalías. 


No niegan poner en garantía recursos petroleros

La secretaria legal y técnica Vilma Ibarra reconoció que el decreto que modificó la ley de vacunas para comprar la variante contra el Covid 19 del laboratorio Pfizer incluyó como garantías las regalías, pero aseguró que no se refiere a las que perciben las provincias por las explotaciones hidrocarburíferas.

"Hay un pedacito de regalías que cobra el Estado nacional que es la liquidez que se puso. Y es por si no responde el fondo de reparación, no responde el Estado, tuviera que hacerlo un proveedor, se da vuelta y tampoco paga el Estado. ¡Esto no pasó ni siquiera con el default de 2001!. No hay ningún bien provincial involucrado", aclaró Ibarra durante una exposición realizada ante la bicameral de trámite parlamentario, que debatió el decreto firmado el último viernes por el presidente.

el diputado de la UCR Gustavo Menna identificó que entre las modificaciones a la ley de vacunas está la eliminación entre las excepciones a las cláusulas de indemnidad a los "impuestos y/o regalías adeudadas" y "los derechos para recaudar impuestos y/o regalías".

Pero no hace diferencia entre la Nación y las provincias, que a partir de la reforma constitucional de 1994 les permite percibir regalías por explotaciones hidrocarburíferas al tener "el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio". 

Ibarra no identificó cuáles regalías son las nacionales que colocó como garantía ante un eventual incumplimiento contractual con los laboratorios que vendan vacunas, pero aseguró que ninguna provincia recibirá menos dólares.

"De ninguna manera esto influye en las provincias. Creamos un fondo de reparación que es del Estado nacional y mal podría cobrarle a las provincias. No involucra a las regalías que cobran los Estados provinciales", insistió. 

El fondo de reaparición creado en el decreto funciona como un resguardo ante la indemnidad reclamada por Pfizer, que tiene la función de asistir a una demanda contra el laboratorio. Según el DNU se financiará con el 1.25% del valor de cada vacuna aplicada, pero ante una pregunta del diputado del PRO Pablo Tonelli, Ibarra no supo identificar cómo se conseguirán esos fondos. Serían parte del presupuesto nacional. 

Si no tiene recursos pueden aplicarse las garantías, entre las que el decreto mantiene excluidos los bienes públicos, pero elimina los privados y las regalías. Incorpora los fondos de garantías de sustentabilidad de Anses. "Eso demuestra que defendimos nuestra soberanía", se jactó Ibarra. 

Expuso junto a la ministra de Salud Carla Vizzotti y a la asesora presidencial Cecilia Nicolini, quien participó de las negociaciones por las vacunas. El decreto no corre riesgo, porque sólo puede eliminarse con el voto de las dos Cámaras del Congreso y la supremacía del oficialismo en el Senado garantiza su aplicación. El jefe de ese bloque José Mayans anticipó que se tratará la semana que viene. 

Por eso Alberto envió a sus funcionarios a defenderlo, después de meses de recibir ataques de Cambiemos por no haber podido contratar las vacunas de Pfizer, que realizó hace un año un ensayo en el país con más de 6000 voluntarios pero luego no acordó condiciones para firmar. 

"Estoy muy reconfortada, porque hemos logrado explicitar las dificultades de las negociaciones. Nos decían 'porqué no arreglaron esto en un día'. Por no era fácil. No era cambiar una palabra. Y si algo tuvimos en cuenta son los intereses de Argentina", señaló Ibarra.

La funcionaria contó que después de sancionar la ley de vacunas en octubre, los laboratorios estadounidenses pidieron cláusulas que no tenían marco legal y se trabajó en una eventual modificación de la ley "para compatibilizar las demandas de intereses de laboratorios y los soberanos de Argentina".

Y justificó el decreto del viernes en "la importancia de contar con la vacuna de uso pediátrico para comorbilidades y las que aporte el mecanismo Covax.

El fondo de reparación que servirá de resguardo ante eventuales litigios permitirá que si los vacunados sufrieran algún daño. "Está pensado para dar una señal", minimizó la funcionaria.

La otra modificación es la eliminación de la palabra negligencia, como causal del laboratorio para perder la indemnidad. El Gobierno señaló desde diciembre que el término fue el que trabó las negociaciones, pero nunca explicó bien porqué no lo borró de la ley con el decreto que recién firmó ahora.

"No era la única traba, pero a partir de los últimos meses se han morigerado las demandas de los laboratorios", se justificó Ibarra ante una pregunta de la diputada oficialista Carolina Gaillard.

Ante una pregunta del también diputado del Frente de Todos Pablo Yedlin, Ibarra dijo que no hubiera servido la modificación de la ley de vacunas de Cambiemos cajoneada en Diputados, reducida a borrar la palabra negligencia.

"Esto es producto de una larga negociación. No es es ir a la esquina a comprar galletitas. Esto es un laboratorio con casas matrices, con asesores globales y hemos hecho enormes esfuerzo para acercar posiciones que estaban muy lejos", destacó Ibarra. 

"¡No me vengan con esas chicanas! Una ley, cuando está en tratamiento, se puede modificar. Le propongo ponerla en tratamiento y en 48 horas es sancionada", respondió el diputado del PRO Pablo Tonelli.

El decreto, aclaró Ibarra, prevé que los contratos se van a establecer el modo de recepción de la mercadería. Y se sustituyó la frase conducta maliciosa o fraudulentas por "dolosas".

No respondió la pregunta del diputado radical Luis Petri sobre la decisión de reducir al mínimo la compra de vacunas mediante el mecanismo Covax, un mayorista promovido por los organismos internacionales. Y aclaró que el decreto invita a la adhesión de las provincias en caso de que alguna quiera comprar vacunas y necesita la garantía nacional. Por ahora, ninguno pudo hacerlo. 

Vizzotti se limitó a celebrar el aumento de la vacunación. "Teníamos capacidad para aplicar 5 millones de dosis semanales y llegamos a 8. Y se llegó a 430 mil dosis diarias. El ritmo es tan potente como el de Estados Unidos". 

La ministra confió en firmar contratos bilaterales, para seguir ampliando la llegada de vacunas a partir de nuevas evidencias científicas, como las que surjan de la aparición de cepas. 

REDACCIÓN/LA POLÍTICA ONLINE