Alberto iba a ofrecer a Cristina retener Anses y PAMI pero se frenó por la carta

 Alberto Fernández detuvo una oferta que le iba a hacer a Cristina Kirchner para recomponer la relación, que consistía en dejarle organismos de poder como Anses y el PAMI y quedarse con el resto del Gabinete.  



No cederá en la jefatura de gabinete o el ministerio de desarrollo productivo, dos de las carteras que Cristina pidió remover. Y tampoco volverían los ministros renunciados como Eduardo De Pedro, con quién Alberto habló hasta el lunes y supo de su renuncia por los medios. 


El presidente estaba decidido a acercar la oferta antes de viajar a México para asumir en la Celac."La otra opción era gobernar sin ella. Si se queda con los organismos más importantes, La Cámpora no pierde presencia en varias provincias. Pero la carta cambió todo", señalaron a LPO fuentes con acceso a la Rosada. 


Alberto tuvo un día de reuniones con sus ministros cercanos para evaluar como resolver la crisis con su vice. Llamó a cada organización que se iba a movilizar a su favor para pedirle que suspendieran las marchas y sus referentes fueran a tomarse una foto con él a la Casa Rosada. 


La cita se pasó para el viernes, pero hasta la carta de Cristina los teléfonos estaban prendidos y la expectativa del acuerdo era grande. Luego se apagaron y se canceló el viaje a México. Hasta esta noche las autoridades de la Celac esperaban una notificación. 


La carta fue definida por muchos albertistas como "el audio de Fernanda Vallejos sin insultos", en alusión a un supuesto guionado de Máximo para luego filtrar el audio.


Tampoco interpretan como Cristina niega haber pedido la renuncia de Guzmán y cuestiona su gestión económica.


Los mediadores por ahora no encuentran salida. Sergio Massa estuvo unos minutos en si despacho a las 20, justo cuando Cristina estaba en el suyo del Senado, dónde permanecía hasta la noche. 


Los cronistas que la siguieron aseguran haber visto entrar por una puerta trasera al gobernador Axel Kicillof. 


En el entorno de la vice se niegan a dar off y solo mandan sus cartas. Los legisladores afines a ella y a su hijo tienen prohibido los medios, aunque algunos usan Twitter para replicar ataques a funcionarios.  


LPO