Boris Johnson evalúa la intervención del Ejército para evitar el desabastecimiento

Aumentos de 500% y conductores que vacían botellas de agua para llenarlas de gasolina.


La compra excesiva de gasolina ante el miedo de que haya escasez de combustible está causando “problemas realmente serios” en las estaciones de servicio de Reino Unido, según ha apuntado un portavoz del sector.


De este modo, el alguna estación de servicio se ha llegado a disparar en un 500% la demanda en comparación con hace una semana ya que las compañías petroleras priorizan las gasolineras de las autopistas, según apunta la Asociación de Minoristas de Gasolinera (PRA, por sus siglas en inglés).


Así, el Reino Unido ha vivido este domingo por tercer día consecutivo colas en los puntos de repostaje pese a que el secretario de Transporte del Gobierno británico, Grant Shapps, ha garantizado que hay “mucho” combustible disponible.


Desde el Gobierno también se ha urgido a los ciudadanos a ser “sensatos” a la hora de llenar sus depósitos a fin de evitar las largas filas de vehículos que esperan para repostar.

Gordon Balmer, director ejecutivo de la Asociación de Minoristas de Petróleo, dijo hoy a la emisora británica LBC que algunas marcas de combustible están viendo cómo un 90 % de sus establecimientos se quedan sin depósitos.


Sin embargo, el presidente de la Asociación de Vendedores de Petróleo (PRA, por sus siglas en inglés), Brian Madderson, ha criticado al Gobierno por ser “reacio a reconocer” que efectivamente los suministros están bloqueados en las refinerías o los depósitos de almacenamiento y que no se están entregando en las estaciones de servicio.


En declaraciones a BBC, Madderson ha afirmado que pese la medida gubernamental de aprobar 5.000 visados para conductores extranjeros, con el fin de agilizar el transporte de gasolina, es poco probable que alivia este conflicto “a muy corto plazo”. Ha insistido en que se necesitan cerca de 100.000 trabajadores adicionales.


“Podríamos ver los beneficios de esto más adelante en otoño cuando los conductores se crucen y comiencen a trabajar, pero a muy corto plazo esta compra de pánico ha causado problemas realmente serios”, ha defendido.


“He hablado con muchos de nuestros miembros esta mañana. Sirven las carreteras principales, las zonas rurales, las carreteras urbanas y entre el 50 y el 90 por ciento de sus estaciones de servicio están secas y las que no, pronto lo estarán”, ha avisado Madderson.


Dado que los surtidores de las autopistas se están agotando, el presidente de la asociación ha criticado que las compañías de petróleo estén “dando prioridad a las áreas de servicio de las autopistas”, provocando que los usuarios acudan “en masa” a estos puntos.


Además señaló hoy a la BBC Radio 4 que el problema de las gasolineras vacías afecta más “a las áreas urbanas concentradas que a las zonas rurales en estos momentos”.


“Hay mucho combustible en este país, pero está en el lugar equivocado para los conductores (...) Todavía está en las terminales y las refinerías, y la cantidad que ahora pueden enviar y entregar en las explanadas está limitada”, ha explicado Madderson.


Para profundizar en este tema, el presidente de la PRA ha apuntado no hay suficientes conductores de camiones capacitados como para manejar los vehículos adecuados. “Hay un número finito de conductores capacitados, y ese ha sido el problema, que ese número finito de conductores se ha reducido”, ha zanjado.


En un comunicado conjunto emitido anoche por Shell, ExxonMobile y Greenergy, sus representantes reiteraron que las presiones sobre los suministros están siendo ocasionadas por “repuntes temporales en la demanda del consumidor, y no por una escasez nacional de petróleo”.


(con información de EFE y EP)