Bellido le declara la guerra a Castillo y se quiebra la bancada oficialista del Perú

 Luego de que el presidente comunista Pedro Castillo expulsara del gobierno a su jefe de gabinete, Guido Bellido, y lo reemplazara por la progresista Mirtha Vásquez, se desató la guerra entre el mandatario y los jefes del partido oficialista.



Bellido era el representante en el gobierno de Vladimir Cerrón, el líder del partido comunista Perú Libre, que llevó a Castillo a la presidencia. La salida de Bellido significó la ruptura total con Cerrón, y una grieta en la bancada oficialista.


Ayer en la tarde, mientras Castillo estaba reunido con su nuevo gabinete, sin figuras que respondan a Cerrón, el lider de Perú Libre acudió a las redes para anunciar que expulsarían del partido a 15 parlamentarios que se mantiene fieles al presidente, y que los 22 restantes votarían en contra del voto de confianza al nuevo gobierno. En Perú cada vez que se conforma un nuevo gabinete, el Congreso debe votar y aprobar su designación por mayoría.


Cerrón, en su cargo de Secretario General de Perú Libre, convocó a unas reunión esta mañana con los 37 congresistas de la bancada y anunció que les ordenaría votar en contra del gobierno, a lo que 15 respondieron negativamente y se fueron del encuentro.


Esto llevó a su expulsión express y una recomposición de la bancada oficialista, que pierde 22 congresistas a la oposición y pierde la mayoría automática que tenía en el Congreso.


En el comunicado, Cerrón indica que cree que hay un “giro político hacia el centro derechismo” del gobierno de Pedro Castillo y su gabinete. “Esta composición la integran partidos sin inscripción, sostenidos por ONGs norteamericanas, quienes han cogobernado con los cuatro últimos gobiernos y ahora con el actual”.


De esta manera, el oficialismo en el Congreso queda compuesto por 15 diputados de Perú Libre alineados a Castillo, 13 de la bancada conservadora de Alianza para el Progreso, 12 del centrista Acción Popular, 5 de la coalición de izquierda Somos Perú – Partido Morado, los 5 de la bancada del izquierdista progresista Juntos por el Perú, y 2 del conservador Podemos.


Así, el gobierno queda con solo 52 bancas de las 130 del Congreso, perdiendo su mayoría. La oposición, en donde ahora se ubican 22 diputados de Perú Libre alineados a Cerrón, aunque no está unida, tendría 78 bancas y si vota en contra del voto de confianza, Castillo deberá pedirle la renuncia a todo el gabinete, proponer otra composición y volverlo a someter a votación en el Congreso.


Si esto no prospera, el presidente podría tener que llamar a unas elecciones anticipadas para desarmar el bloqueo en el Congreso, como hizo el ex presidente Martín Vizcarra en 2019.


DERECHA DIARIO

Agradecería tu colaboración para mantener el trabajo informativo