¿Hubo un enfrentamiento militar entre China y EE.UU. en las profundidades del Mar de China Meridional?

 Traducido de TheEyeOfTheNeedle.com por TierraPura.org

Submarinos que libran batallas en las profundidades de los océanos del mundo.

Estamos hablando de algo que tuvo lugar recientemente y, para entender mejor esta historia, debemos mencionar un nuevo episodio del que informaron los medios de comunicación.

Probablemente muchos de ustedes ya han oído las noticias sobre el USS Connecticut. Recientemente, los medios de comunicación han informado de que este submarino nuclear estadounidense chocó con un misterioso objeto en el Mar de China Meridional.

China ha emitido una nota oficial de protesta por este incidente y ha acusado a Washington de “irresponsabilidad”.

China ha preguntado si esta colisión ha provocado la fuga de material radiactivo en el agua, pero Estados Unidos no ha respondido al respecto hasta ahora.

Sin embargo, esta historia podría no ser más que una tapadera. Según una fuente muy fiable del Pentágono que se ha puesto en contacto con nuestro blog, lo ocurrido en el Mar de China Meridional es el resultado de un enfrentamiento directo entre China y Estados Unidos, que tuvo lugar la noche del 2 de octubre.

Antes de continuar con esta sorprendente revelación, debemos introducir el contexto geopolítico sobre el Mar de la China Meridional para entender por qué esta zona marítima es tan estratégica.

Las disputas territoriales sobre el Mar de China Meridional

El Mar de la China Meridional es una zona marítima rodeada por varios países del Sudeste Asiático, como China, Vietnam, Malasia y Filipinas.

Cada uno de estos países lleva décadas enfrentándose por el control de esta zona, ya que cada uno de ellos reclama la soberanía territorial del Mar de China Meridional.

No son raros los incidentes y las verdaderas batallas marítimas en esta zona. En 1974, China y Vietnam tuvieron un enfrentamiento por la reivindicación territorial de las Islas Parcelas. 74 soldados chinos y 18 vietnamitas perdieron la vida en este incidente, aunque China consiguió hacerse con el control territorial de estas pequeñas islas del Mar de China Meridional.

Las tensiones aumentaron incluso en los años siguientes. En 1988 se produjo otro enfrentamiento que volvió a implicar a China y Vietnam, pero esta vez por el control de las islas Spratly. Vietnam pagó un alto precio en términos de vidas humanas con la pérdida de 70 de sus marineros que murieron en la batalla. China sólo perdió un hombre y se apoderó de las islas, derrotando a Vietnam.

La razón de estos conflictos radica en la importancia geopolítica del Mar de China Meridional. Un tercio del comercio mundial pasa por esta zona. Tener el control de esta zona da una enorme ventaja geopolítica al país que lo consiga.

También hay otras razones para estas constantes disputas. Varios expertos creen que en el fondo marino del Mar de China Meridional hay enormes reservas de gas natural y petróleo. Aprovechar estas reservas supondría una ventaja muy importante en términos de independencia energética.

Por ello, todos los países implicados en las disputas del Mar de China Meridional reclaman esta zona marítima.

China estableció su propio principio para reclamar toda la zona para sí. Este principio se conoce como la línea de las nueve rayas, que es una línea imaginaria trazada por la dictadura comunista en 1947. Esta línea básicamente asigna a China la mayor parte del control de la zona.

En 2016, en una batalla legal en la que participaron China y Filipinas, la Corte Permanente de Arbitraje dictaminó que el criterio de la línea de nueve rayas de China no encuentra base legal en el derecho internacional.

La línea de nueve rayas viola la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y va mucho más allá del límite de las aguas territoriales de 24 millas.

La posición de Estados Unidos sobre las disputas del Mar de China Meridional

Estados Unidos no ha adoptado una postura de confrontación contra China en relación con las reivindicaciones territoriales del Mar de China Meridional.

Por el contrario, el enfoque estadounidense ha sido bastante complaciente con Pekín, especialmente desde los años 90.

Muchos analistas geopolíticos han acertado al afirmar que el crecimiento económico de China se disparó en esa década, pero no mencionan las razones que explican el aumento de China.

El gobierno oculto que gobierna Estados Unidos, también conocido como el Estado profundo, no hizo nada para impedir que China se transformara en una enorme potencia económica.

Por el contrario, los poderosos lobbies financieros del estado profundo financiaron el desarrollo económico de China.

Wall Street ha formado una alianza muy estrecha con la dictadura comunista china.

Cientos de millones de dólares se han volcado en China y el país que hace unas décadas era uno de los más subdesarrollados en términos de tecnología e industrialización, se ha convertido en uno de los más avanzados del mundo.

Tras la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC), sus productos baratos y de mala calidad inundaron todos los mercados del mundo.

En aquel momento, Estados Unidos, gobernado por la administración Clinton, ni siquiera intentó oponerse a la entrada de China en la OMC. Al contrario, lo permitió y lo alabó como una gran oportunidad, al afirmar que “al unirse a la OMC, China no está simplemente aceptando importar más productos nuestros, está aceptando importar uno de los valores más preciados de la democracia, la libertad económica”.

Por supuesto, nada de esto ha tenido lugar. China ha incrementado drásticamente sus exportaciones y el mundo occidental se ha convertido en importador de sus productos.

Esto no ha ocurrido por error. Hubo una razón por la que el Estado profundo permitió que China se uniera a la OMC.

La razón radica en el concepto de globalización. La idea en la que se basa la globalización es el libre comercio sin ninguna restricción.

Los poderes globalistas como el Foro Económico Mundial y el Club de Roma concibieron un mundo en el que el hemisferio occidental estaba completamente desindustrializado.

Su idea era trasladar toda la cadena de suministro y producción a los países asiáticos como forma de abaratar el coste de la mano de obra y privar al mundo occidental de su poder industrial.

Por lo tanto, el globalismo necesitaba a China para allanar el camino a la globalización. Por eso China nunca ha sido contenida por el Estado profundo ni por las instituciones globalistas.

China fue elegida por las familias financieras más influyentes, como los Warburg, los Rockefeller y los Rothschild, como el país “modelo” para la sociedad autoritaria global del Nuevo Orden Mundial.

Hemos visto la aceleración de este proceso con la operación terrorista COVID, cuando China aterrorizó al mundo con bloqueos inútiles para contener la propagación del nuevo coronavirus.

Más tarde, vimos emerger la verdadera estrategia de China. China aceptó su parte en esta crisis artificial sólo para aprovecharse de la crisis económica del mundo occidental comprando sus empresas que acabaron fracasando debido a los cierres suicidas.

Sin embargo, recientemente nos hemos dado cuenta de que hay algunos problemas entre China y las potencias globalistas porque China no tiene intención de allanar el camino hacia un Nuevo Orden Mundial dirigido por estas potencias. China quiere sentarse en el trono de su propio imperio económico.

Esta es la razón por la que Estados Unidos ha estado trabajando para China durante más de dos décadas. El profesor Dongsheng, que enseña Relaciones Internacionales en la Universidad Renmin, explicó muy bien en un discurso público, la relación entre China y el Estado profundo.

El académico chino dijo que la razón por la que China ha estado prosperando sin ser molestada es porque la dictadura comunista está profundamente conectada con la élite financiera que gobierna América.

No había ninguna disputa entre Pekín y Washington. Todo iba bien para China hasta que Donald Trump fue elegido para la Casa Blanca.

La elección de Trump trastocó por completo los planes de las potencias globalistas. El plan del Estado profundo era poner a Hillary Clinton en el despacho oval, fortaleciendo aún más la relación entre Estados Unidos y China.

La doctrina “America First” de Trump puso fin a la sumisión de Estados Unidos a China. Por primera vez después de décadas, había un presidente en la Casa Blanca que anteponía los intereses de Estados Unidos a todo lo demás.

Trump separó a Estados Unidos de las garras letales del Nuevo Orden Mundial y, al hacerlo, separó a Estados Unidos de China.

Sin embargo, las tensiones entre China y Estados Unidos no cesaron ni siquiera bajo la llamada administración Biden.

Esta situación ha sorprendido a muchos observadores porque se suponía que Joe Biden iba a arreglar las relaciones entre estos dos países porque Biden ha estado en la nómina de China durante años. No hemos visto que haya ocurrido nada de esto.

Muy probablemente, las razones por las que Biden no ha cambiado la política de Trump hay que buscarlas en lo que podría haber ocurrido en enero de 2021.

Varias fuentes militares afirman que Trump firmó la Ley de Insurrección antes de abandonar la Casa Blanca.

El presidente no tenía otra opción para evitar el golpe de Estado que se había perpetrado contra él.

Por lo tanto, si esta información es correcta, ni Biden ni Harris han estado efectivamente al mando.

Es probable que Estados Unidos esté gobernado por los militares leales a Trump en este momento. Este escenario sería perfectamente coherente con lo que Biden, o muy probablemente los militares, han hecho en materia de política exterior.

Biden retiró las tropas de Afganistán y aumentó las sanciones contra China, mientras las finanzas internacionales y el Estado profundo le pedían lo contrario.

Todos estos acontecimientos parecen sugerir que alguien más está al mando en la Casa Blanca y no es Joe Biden. Tampoco es el Estado profundo. Alguien más está en control y este alguien no está siguiendo la agenda del estado profundo.

Necesitábamos introducir esta reconstrucción geopolítica e histórica porque podría ser bastante importante para poner en contexto lo que ha ocurrido recientemente en el Mar de China Meridional.

Como ya se ha mencionado, el USS Connecticut no hirió ningún objeto.

Según la fuente del Pentágono que nos ha llegado, hubo un enfrentamiento militar entre este submarino y los militares chinos cerca de las islas Spratly.

Al USS Connecticut se le asignó una misión secreta, que consistía en destruir el sistema de comunicaciones de una base militar china en uno de los islotes de esta zona marítima.

Una vez que el submarino llegó a la costa donde se encontraba la base, lanzó un misil contra el objetivo.

Aparentemente, la misión tuvo éxito porque la base fue destruida. Sin embargo, China reaccionó y lanzó una contraofensiva contra el submarino estadounidense que resultó dañado por el ataque chino.

El Estado Mayor Conjunto chino estaba furioso por la operación de sabotaje estadounidense y exigió una respuesta militar cada vez más decidida.

Sólo una llamada telefónica de las altas esferas del gobierno chino evitó una escalada militar entre Washington y Pekín.

Toda esta información estaría recogida en un documento clasificado de la OTAN.

Hemos estado viendo en estos días que Facebook e Instagram sufrieron apagones inexplicables y sin precedentes.

Facebook dijo que estos apagones fueron causados por un problema de configuración.

Sin embargo, nuestra fuente nos dijo que lo que hemos estado viendo que le ocurre a Facebook es el resultado directo de un ataque cibernético chino como represalia por la batalla de las Islas Spratly.

Si este escenario es correcto, China no ha dañado a Trump y a los militares que le son leales, sino a una red social que forma parte del poder de la maquinaria del Estado profundo.

Facebook ha estado censurando todo lo que contradice el pensamiento único globalista. Sin embargo, Davos y los demás círculos globalistas no están contentos con Zuckerberg.

En cualquier caso, este escenario es otra confirmación de que existe una batalla subterránea que afecta a lo que ocurre en la superficie.

Lo que vemos en la superficie es solo un ligero atisbo de lo que ocurre en las profundidades del mundo real.

De Balzac dijo que “hay dos historias: la historia oficial, que miente, y la historia secreta, donde se encuentran las verdaderas causas de los acontecimientos”.

El plan totalitario del Nuevo Orden Mundial ha ido avanzando porque un velo de secreto lo ha protegido.

Si queremos saber quiénes son los verdaderos gobernantes de este mundo, debemos quitar ese velo y empezar a aprender la historia secreta, donde se encuentran las verdaderas causas de los acontecimientos.

www.theyeoftheneedle.com



Agradecería tu colaboración para mantener el trabajo informativo En MercadoPago para Argentina