Se aprobó en Diputados el Etiquetado Frontal

 La norma busca advertir a consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a través de un octógono negro que debe ser colocado en la parte frontal del envase del producto.


En un debate extenso en el que no faltaron cruces durísimos entre oficialismo y oposición, la Cámara de Diputados convirtió este martes en ley el proyecto de etiquetado frontal de alimentos. La sesión comenzó a las 12.30 y podría durar 30 horas, ya que en el recinto se plantearon cuestiones de privilegio, pedidos de apartamiento del reglamento por el conflicto mapuche en el Sur, y se seguirán discutiendo otras iniciativas durante la madrugada de este miércoles.


Cruces y chicanas: cómo fue el debate de la ley de etiquetado frontal en diputados

La Ley de etiquetado frontal fue aprobada por 200 votos a favor y 22 votos negativos y 16 abstenciones. El inicio del debate de la iniciativa demoró más de tres horas, en las que juraron cuatro diputados, y en las que legisladores del oficialismo y la oposición plantearon cuestiones de privilegio.

El proyecto propone advertir sobre los excesos de grasas, sodio y azúcares en los alimentos, con el objetivo de ayudar a combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos.

El debate del proyecto que fija pautas para una alimentación saludable fue consensuado entre todos los bloques, después de haber fracasado el pasado 5 de octubre la sesión porque Juntos por el Cambio decidió no dar quorum, luego de que el oficialismo se negara a acordar el temario. El proyecto tuvo media sanción del Senado.

“La información nutricional que se brinda es cuanto menos confusa. Productos que simulan contener frutas o materias primas que en realidad no tienen, sino que tienen endulzantes y otros productos químicos que simulan ser lo que no son. Es una realidad que los consumidores tienen derecho a saber”, señaló la diputada Cecilia Moreau (FdT), como miembro informante.

“El 66% de la población argentina tiene exceso de peso, el 32% obesidad, el 40% de los argentinos tiene presión arterial elevada y el 30% tiene colesterol elevado. Y 41% de los chicos de entre 5 y 17 años tiene exceso de peso”, agregó y concluyó: “No buscamos prohibir ningún producto. Solo queremos brindarles al consumidor información concisa y concreta de lo que consume”.

La diputada radical Brenda Austin celebró el acuerdo generalizado en torno a la iniciativa y afirmó que “es clave para enfrentar la pandemia del sobrepeso”. También destacó el éxito de la “experiencia chilena”, donde ya existe una norma de etiquetado frontal que provocó una reducción de azúcares y sodio en los alimento y cambios en los hábitos alimenticios.

“Nuestros alimentos no son basura ni veneno, la Argentina no produce ni vende basura, son productos que generan trabajo y producción, aportando al PBI como pocos sectores, con la capacidad de alimentar a millones de personas mientras crecen la pobreza y la indigencia y el 60% de los niños del país son pobres. No podemos eliminar de un plumazo una parte significativa de la producción de alimentos”, criticó, en cambio, Carmen Polledo, diputada del PRO, donde las posiciones son disímiles.

Además de fuertes cruces entre oposición y oficialismo, la sesión también dejó algunos discursos “llamativos” de parte de algunos legisladores. La diputada del PRO, Ingrid Jetter, para manifestar su disconformidad con la ley, preguntó si también los “choripanes” que se venden en las movilizaciones tendrán el etiquetado. El rionegrino Luis Di Giacomo (JSRN), para manifestar su apoyo, comparó el azúcar con la marihuana, y los calificó de “tóxicos”.

En un discurso picante, el oficialista Leonardo Grosso propuso una “ley de etiquetado de políticos”, para ponerle en la frente a quienes se oponen a la iniciativa una etiqueta con el nombre de supuestas empresas que defienden. Tuvo respuesta de Fernando Iglesias (JxC), quien afirmó que las empresas “que le gustan al oficialismo” son las de Lázaro Báez.

Corridas ya varias horas de sesión, se encontraba en el uso de la palabra la diputada de la Coalición Cívica Mariana Stilman cuando, de repente, Rodolfo Tailhade, del Frente de Todos, la interrumpió con un grito. Automáticamente, la legisladora Mónica Frade, también de la CC, salió en su defensa.

“¿Qué te pasa enfermo? ¡Enfermo!”, le gritó Frade a Tailhade.

“Le pido por favor que no sea violento con las damas porque ya se dirigió muy mal a las últimas dos mujeres que se han expresado. Y cuando quiera la palabra pídala, por favor. Gracias”, intervino Omar De Marchi, que oficiaba de presidente de la Cámara en ese momento.

“No me molesta, hay un ruido por ahí...”, dijo Stilman, en tono irónico, y siguió con su exposición. Pero volvió a ser interrumpida por gritos desde el bloque oficialista. “Somos todos respetuosos, no como usted”, intervino De Marchi una vez más, para volver a darle la palabra a la diputada Stilman.

Principales puntos de la Ley de etiquetado frontal

  1. Advierte a consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de información clara, oportuna y veraz.
  2. Previene la malnutrición e impulsa la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles.
  3. Los alimentos y bebidas sin alcohol envasados y comercializados deben colocar leyendas advirtiendo sobre exceso en azúcares, sodio, grasas saturadas, en grasas totales y/o calorías.
  4. Si tiene edulcorantes, debe contener una leyenda precautoria debajo de los sellos con la leyenda: “Contiene edulcorantes, no recomendable en niños/as”, al igual que con la cafeína (Contiene cafeína. Evitar en niños/as).
  5. Los valores máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas totales y sodio establecidos deben cumplir los límites del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.
  6. Prohíbe resaltar declaraciones nutricionales complementarias con cualidades positivas y/o nutritivas de los productos.
  7. Los alimentos y bebidas sin alcohol con, al menos, un sello de advertencia no pueden ser ofrecidos, comercializados, publicitados, promocionados o patrocinados en los establecimientos educativos del Sistema Educativo Nacional.
  8. Los octógonos negros con borde y letras de color blanco no deberán ser nunca inferiores al 5% de la superficie de la cara principal del envase y no podrán estar cubiertos de forma parcial o total por ningún otro elemento.

El conflicto por los violentos mapuches en Diputados

Antes del inicio del debate del proyecto de etiquetado frontal, el Frente de Todos en la Cámara baja rechazó tratar un proyecto de resolución que insta al ministro de Seguridad Aníbal Fernández a que convoque al Comité de Crisis por los ataques mapuches en la Patagonia.
El planteo lo hizo el diputado de Juntos por el Cambio Gustavo Mena, que le pidió al Gobierno que “deje de persistir en una situación de mirar para el costado” y que “defienda a los productores y a los vecinos de la Patagonia de los grupos violentos” que protagonizan ataques en esa región.

Mena citó los “hechos violentos y ataques en El Bolsón” y criticó la “pasividad e indiferencia de las autoridades públicas nacionales”. Rechazó la carta del presidente Alberto Fernández en respuesta al pedido de auxilio de la gobernadora de Río Negro Arabela Carreras, en la que el mandatario planteó que “no es función del Gobierno reforzar el control de las rutas nacionales”. Para el legislador “parece una broma de mal gusto que Nación deserte de la obligación de prestar auxilio”.

Por otra parte, tanto el Frente de Todos como Juntos por el Cambio recibieron críticas de la fuerza que gobierna la provincia de Río Negro: “Las dos grandes coaliciones nacionales están utilizando electoralmente y vergonzosamente este tema que nos aflige. Esperamos que después del 14 de noviembre se pueda empezar a discutir el conflicto en el sur del país con seriedad”, lanzó el diputado Luis Di Giacomo, de Juntos Somos Río Negro.

Juntos por el Cambio también cuestionó con dureza la asistencia que prestó el embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa, al “líder mapuche” Facundo Jones Huala, detenido en ese país por hechos de violencia. El oficialismo rechazó citar al canciller Santiago Cafiero al Congreso, y a la presidenta del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, Magdalena Odarda.

Por otra parte, el diputado Fernando Iglesias (JxC) pidió un apartamiento del reglamento para tratar un juicio político al ministro de Seguridad, Aníbal Fernández por sus amenazas contra el dibujante Nik, que lógicamente fue igualmente rechazado por el Frente de Todos.

El alivio fiscal para situación de Calle

Además se tratarán en la sesión los proyectos de protección de las personas en situación de calle y en riesgo, el alivio fiscal para fortalecer la salida económica y social de la pandemia generada por el coronavirus, el régimen de Protección Integral del niño, niña y adolescente con cáncer y el régimen de Recuperación de Ganadería Ovina.

También están en el orden del día los cambios sobre despido y remuneración mínima del Estatuto del Trabajador Contratista de Viñas y Frutales y el Régimen previsional diferencial para los/as trabajadores/as vitícolas comprendidos/as en el convenio colectivo de trabajo 154/91 y a los/as contratistas de viñas y frutales comprendidos/as en la ley 23.154, en tanto desarrollen actividades que generen un envejecimiento prematuro, entre otros.


TN
Agradecería tu colaboración para mantener el trabajo informativo