Zar climático posee acciones en un fondo vinculado al trabajo esclavo de los uigures

 Traducido de Breitbart News por TierraPura.org


El enviado especial de Estados Unidos para asuntos climáticos, John Kerry, habría invertido un millón de dólares en Hillhouse China Value Fund L.P., el segundo mayor accionista de una empresa de paneles solares vinculada a los abusos laborales de los uigures.


Un informe del Washington Free Beacon indica que el fondo adquirió una participación del seis por ciento -lo que le convertiría en el segundo mayor accionista- en un fabricante chino de paneles solares que se llama LONGi Green Energy. La empresa ha sido objeto de críticas por parte de grupos de derechos humanos, así como de legisladores estadounidenses, por obtener algunas de las materias primas utilizadas de empresas sospechosas de utilizar trabajo forzado en China:


LONGi “es cliente de muchas de las empresas de polisilicio que realizan transferencias de mano de obra en la región uigur”, según un informe del Centro Helena Kennedy para la Justicia Internacional de la Universidad Sheffield Hallam. La empresa tiene acuerdos de compra en curso con los fabricantes de polisilicio GCL-Poly y Daqo, según el informe.


GCL-Poly y Daqo fueron incluidos en la lista negra del Departamento de Comercio de EE.UU. en junio por haber “participado, aceptado o utilizado trabajos forzados con uigures y otros grupos minoritarios musulmanes”, según la administración Biden.


La organización American Solar Manufacturers Against Chinese Circumvention (A-SMACC) ha presionado a la actual administración para que examine si la cadena de suministro de LONGi está vinculada al trabajo forzado, lo que permite a la empresa tener unos costes extremadamente bajos en sus productos fabricados.


El informe indica que las declaraciones financieras del enviado muestran que posee “más de 1.000.000 de dólares” en Hillhouse, aunque su esposa figura como beneficiaria. En el pasado, Kerry ha declarado que no está a cargo de la gestión de las inversiones y, al parecer, había vendido algunas de estas participaciones relacionadas con la energía a principios de este año.


Kerry ha sido objeto de escrutinio por parecer utilizar su posición como enviado de EE.UU. para el clima en beneficio de China, ya que sus inversiones, como las regulaciones de bloques de importación de paneles solares de China, a pesar de que ha reconocido que algunos de los paneles solares en China son producto del trabajo forzado.


“Por un lado, le estamos diciendo [a China]: ‘Tienes que hacer más para ayudar a lidiar con el clima'”, dijo Kerry el mes pasado. “Y por otro lado, sus paneles solares están siendo sancionados, lo que les dificulta su venta”.


El analista de inteligencia y editor del Journal of Political Risk, Anders Corr, dijo al Beacon que las inversiones chinas del enviado son “una barbaridad”:


Demasiados inversores han seguido vertiendo miles de millones en China incluso después de las abundantes pruebas de que el país está ejecutando un genocidio en curso y amenaza con una guerra contra nuestros aliados más cercanos. … El hecho de que Kerry también haya invertido fondos en China es un escándalo, sobre todo porque es un funcionario público que dice defender la más alta ética. Invertir en China, teniendo en cuenta su escandalosa violación de los derechos humanos y su sistema político totalitario, debería ser motivo de destitución inmediata de cualquier cargo de confianza pública.


La semana pasada, el senador Marco Rubio (republicano de Florida) pidió al presidente Joe Biden que despidiera a Kerry después de que salieran a la luz los informes de que tiene una participación en una empresa de Hillhouse que supuestamente ha canalizado dinero a una empresa incluida en la lista negra por sus abusos contra los musulmanes uigures.


TIERRA PURA

Agradecería tu colaboración para mantener el trabajo informativo