Calentología global: justificativo de la nueva agenda

 Tenemos que ponernos en lo que podría llamarse una situación de guerra”.



El Príncipe Carlos pidió una “campaña de estilo militar” para hacer frente al cambio climático durante la cumbre COP26 (26a Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) celebrada el lunes en Glasgow. El Duque de Edimburgo pidió a los gobiernos mundiales que apliquen “un pie de guerra” para resolver la crisis climática.


“La pandemia del COVID-19 nos ha mostrado lo devastadora que puede ser una amenaza transfronteriza global, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad no son diferentes”, dijo Carlos.


“De hecho, suponen una amenaza existencial aún mayor, hasta el punto de que tenemos que ponernos en lo que podría llamarse una situación de guerra”.


El miembro de la realeza británica declaró entonces que “el tiempo se ha agotado literalmente”, ya que los países de todo el mundo luchan por invertir en las llamadas tecnologías verdes.


Corresponderá a las naciones más ricas organizar “una vasta campaña de tipo militar” con “millones a su disposición”.


El príncipe Carlos argumentó que no puede depender de los países la creación de soluciones “paralelas”, sino que es más importante buscar una “solución a nivel de sistema global” para poder liderar la “transformación radical de nuestra actual economía basada en los combustibles fósiles a una que sea genuinamente renovable y sostenible”.


Carlos fue uno de los primeros defensores de la agenda del Gran Reajuste del Foro Económico Mundial, que aboga por lo que muchos críticos han interpretado como socialismo global. Argumentó en 2015 que la economía global necesitaba una “reconexión” para evitar un desastre climático.


Las emisiones producidas por los globalistas que viajan a Glasgow (ciudad portuaria de Escocia) superan con creces las emisiones totales producidas por la población de Escocia en todo un año. Uno de estos hipócritas es el zar del clima John Kerry.


Neon Nettle informó a principios de este año de que el avión registrado a nombre de la familia del enviado especial de EE.UU. sobre el clima, Kerry, emitió una cantidad asombrosa de carbono a la atmósfera durante el año pasado.


El Gulfstream GIV-SP de la familia Kerry pasó unas 22 horas y 22 minutos en el aire durante el año pasado, según muestran los registros de vuelo obtenidos a través de la empresa de datos de aviación FlightAware.


Por su parte, el primer ministro Boris Johnson, otro hipócrita que actualmente está destruyendo los antiguos bosques y el campo del Reino Unido con su proyecto HS2, dijo que el mundo está a “un minuto de la medianoche” en su lucha contra el cambio climático.


“La humanidad hace tiempo que ha agotado el reloj del cambio climático”, dijo el primer ministro del Partido Conservador, y añadió: “El líder del Brexit, Nigel Farage, se burló del primer ministro: “Boris Johnson ha pasado de ser un político a un profeta del Antiguo Testamento. Sus funestas advertencias en la COP26 incluyen ahora plagas de langostas”.



Traducido de NeonNettle.com por TierraPura.org

Agradecería tu colaboración para mantener el trabajo informativo