El plan de Bill Gates a favor de las vacunas y el aborto para frenar el crecimiento de la población

 El multimillonario Bill Gates propuso un plan en tres partes, que incluye las vacunas y el aborto, que podría “reducir [la población mundial] tal vez entre un 10 y un 15 por ciento”.


ACCEDER A LA SUSCRIPCION DE SENSACIONES TV SIN CENSURA

En el ciclo de conferencias online ‘Ted Talk’ de 2020, Bill Gates argumentó que la población mundial se está acercando a un nivel insostenible de 9.000 millones, una catástrofe inminente a la que había que hacer frente encontrando formas de reducir significativamente el crecimiento de la población. El camino para ello, aparentemente, es hacer que la gente sea más sana. La solución que propuso incluía un plan en tres partes, que describió como “hacer un gran trabajo en Vacunas, Atención Sanitaria y Servicios de Salud Reproductiva”, que podría “reducir [la población mundial] quizás entre un 10 y un 15%”. Muchos acusaron a Gates de proponer un genocidio. En mi opinión, eso es demasiado, pero pone de manifiesto el lado oscuro de su aclamada filantropía y sus indudables iniciativas globalistas.


Los términos de Gates son preocupantes. Las vacunas son el tema central, desencadenando una profunda controversia que ha polarizado a naciones enteras, y sin embargo él apoya incondicionalmente y ha invertido mucho en estas terapias experimentales. “Atención sanitaria” es un término abstracto que puede significar lo que uno quiera; de hecho, se utilizó como justificación de la eugenesia en sus formas más criminales. Y “salud reproductiva” es obviamente un código para el aborto. Está claro por qué mucha gente considera a Gates un hombre peligroso. Es indescriptiblemente rico, influyente y poderoso, y también persuasivamente ingenioso para promover sus diversas agendas. Obviamente, nadie puede determinar de forma absoluta cuáles son sus motivos subyacentes. ¿Es filántropo o explotador, héroe o villano, salvador o eugenista? Pero hay muchas razones para seguir siendo escépticos sobre su ‘buena fe’.


Sin duda, el discurso de Gates se enmarcó en el contexto del calentamiento global y la obligación de reducir las emisiones de CO2 (dióxido de carbono), un reto que podría superarse reduciendo el censo planetario. Según su fórmula, CO2 = P x S x E x C, donde P = Personas, S = Servicios por persona, E = Energía por servicio, y C = CO2 por unidad de energía, menos personas en un mundo congestionado significa menos carbono atmosférico y la consiguiente disminución del ritmo de aumento (ostensible) de la temperatura global.


El problema aquí es que una reducción de la población no implica necesariamente una reducción de la fabricación y la industria. Los principales países contaminantes, como China e India, no dan señales de reducir las plantas de carbón que emiten carbono. Además, la tecnología verde -el nexo entre los parques eólicos y los paneles solares- es notoriamente cara, poco fiable, contaminante del paisaje y dependiente de los combustibles fósiles, con sus inevitables y frecuentes cortes. Las baterías de litio de media tonelada, no desechables y tóxicas de los vehículos eléctricos, que ahora están de moda en los planes de los futuristas cuantitativos, presentan inconvenientes similares. La solución verde es una invención de color verde neón, en gran medida inviable a largo plazo. La extracción de energía sigue siendo esencial. El fracking (fracturación hidráulica) y la energía nuclear son las alternativas más factibles, pero son descartadas por los entusiastas de la ecología.


Otra discrepancia en el argumento de Gates tiene que ver con su afirmación de que se puede reducir la población haciendo que la gente sea más sana. Al defender a Gates, Maarten Schenk, de Lead Stories, señala los argumentos de que las personas más ricas y sanas producen menos niños, ya que no tienen que ajustarse a la mortalidad infantil masiva. “Entonces, ¿qué pasa con los comentarios sobre “nuevas vacunas, atención sanitaria, servicios de salud reproductiva”? pregunta retóricamente Schenk, y responde:


Eso es precisamente lo que dicen los especialistas que estudian el crecimiento de la población. A medida que la gente se enriquece, tiene más acceso a una mejor atención sanitaria, por lo que deja de tener muchos bebés porque el riesgo de que sus hijos mueran a una edad temprana cae en picado. Esto significa que la población total se estabiliza y deja de crecer después de un tiempo.


A primera vista, parece un argumento sólido, sobre todo en lo que respecta a los países subdesarrollados. El problema es que las personas favorecidas pueden disfrutar de tener más hijos, quizás no en el decadente Occidente en este momento de la historia, pero posiblemente en el futuro, y ciertamente como vemos ahora en países como Hungría y Polonia, que están volviendo a sus tradiciones ancestrales, restaurando la santidad del matrimonio, restableciendo la vitalidad de la fe cristiana e incentivando económicamente la procreación. El resultado es un rápido crecimiento de las familias. En estos países, las personas sanas producen más hijos, no menos. La fórmula podría ser: H=V=C. Salud es igual a Vitalidad es igual a Niños. Es posible que la X de Gates no sea precisamente una X.


Aparte de la cuestión de sus contradicciones irreflexivas, Gates está profundamente implicado en empresas problemáticas. Su absurdo plan de rociar toneladas de polvo en el espacio para atenuar los rayos del sol sería un preludio del desastre, un ejemplo revelador de la ignorancia e ingenuidad de los supuestamente superbrillantes. Y como es bien sabido, Gates es un activo defensor del Great Reset de Klaus Schwab, quien promete transformar el Occidente democrático de libre mercado en un modelo oligárquico de control social centralizado, una secuela caracterizada por el aumento de la integración del mercado y la tecnología, el control corporativo de los recursos naturales, la eliminación de la propiedad privada, la colosal transferencia de riqueza a la clase patricia y la expansión de la vigilancia estatal -Build Back Worse. Schwab, a su vez, agradece a Gates su aportación y visión. Sea el ‘Reinicio’ o el ‘Polvo Espacial’, el resultado no es un proyecto acogedor para el futuro.


Un informe exhaustivo y condenatorio publicado por Navdanya International no ahorra detalles sobre las “diversas iniciativas, suborganizaciones, planes de desarrollo y mecanismos de financiación de Gates… una complicada red de poder e influencia internacional”. Por ejemplo, “en el centro de la estrategia agrícola de la Fundación Gates está el programa para consolidar las 15 mayores colecciones de semillas del mundo… buscando copiar toda la información genética de las semillas almacenadas. En efecto, esto les permite obtener patentes sobre la información genética recogida, lo que da lugar a la biopiratería a través de las patentes de semillas”. Gates es también el mayor propietario privado de tierras agrícolas en Estados Unidos.


El ensayo continúa señalando que Gates proporciona casi el 20% de los fondos que sostienen al personal de la Organización Mundial de la Salud, “sirviendo así para fusionar los intereses de la OMS con los de la Fundación Gates”. Estas no son noticias alentadoras, especialmente porque la OMS publicó información y recomendaciones contradictorias en el curso de la pandemia, opera como un brazo del PCCh (Partido Comunista chino) y tiene como director general a Tedros Adhanom Ghebreyesus, un ardiente marxista sin experiencia médica.


https://www.lifesitenews.com/

Agradecería tu colaboración para mantener el trabajo informativo